Guerra de colores

0
310

Max Ávila

*El autor es Premio Nacional de Periodismo 2016.

Cd. Victoria, Tamaulipas.-  En su anterior colaboración este escribidor señalaba que Javier Duarte regresaba a México a que le cumplieran promesas de inocencia y al parecer ya le empezaron a cumplir. Y para el gran público las evidencias no pueden ser más claras. Y es que durante su primera audiencia la PGR apenas acreditó el 8 por ciento de los 438 millones de pesos imputados por corrupción. De acuerdo a diversas crónicas los tres MPs que aparecieron como acusadores no contaron con la información suficiente por la sencilla razón de que el expediente les era ajeno, sea que no lo habían estudiado a conciencia de lo cual derivó su incapacidad para aportar datos elementales requeridos no solo por el juez en turno sino por los defensores de Duarte, incluso por él mismo quien pronto se dio cuenta que la PGR “no traía nada en el morral”. Lo anterior ha suscitado una serie de críticas debido a que las autoridades quedaron en ridículo, aunque en el fondo existe la presunción de que se trata de proteger al ex gobernador a cualquier costo. Un dato complementario es que los anteriores MPs que bien conocían el asunto porque acusaron en serio, fueron relevados de manera inexplicable en tanto tampoco aparecieron los asesores de la secretaría de Hacienda que originalmente argumentaron los cargos. ¿Qué rarito no?. Y aquí es de creer que al supremo gobierno ya no le importa el grado que alcance el enojo popular. Total, ya se sabe que el PRI no tiene la más remota posibilidad de retener la presidencia de México y en este sentido pareciera que al poder le interesa más “limpiar” el rostro de los más leales que abandonarlos a su suerte. Recordéis que uno de los primeros exonerados por la PGR fue justamente el ex gobernador Eugenio Hernández Flores. Y no es ningún secreto porque hasta el propio Geño lo presume cada vez que tiene necesidad de hacerlo. El asunto es que a Javier Duarte le empiezan a cumplir quienes están en la obligación de hacerlo. Este es el sentir social. Lo corrobora el hecho de que este martes un juez federal otorgó suspensión de varias órdenes de aprehensión que existían en su contra en Veracruz.

OPOSICION EN EVIDENCIA

Usted dirá que Miguel Ángel Yunes ya no tiene cara para seguir acusando de todo lo que ha pasado en Veracruz a su antecesor porque la estrategia ya no le funcionará como sucedió desde su campaña Y tiene razón. En este sentido como que la intención de manipular la justicia desde el más alto nivel tiene también el propósito de avergonzar al panismo nada más para que entienda que no todo lo que brilla es oro u lo que es lo mismo: nada es más efímero que un triunfo circunstancial. A como pinta el caso no sería remoto que Javier Duarte resulte un héroe social con derecho a “estuatua” si es que, como opinan algunos analistas, todo esto no ha pasado de ser un escándalo mediático, “con harto morbo y sabor a venganza política”, agregaría el columnista. Pero Javier Duarte no es el único a quien parece cubrir el paraguas de la impunidad ya que este martes nos enteramos que también a Roberto Borge, el ex de Quintana Roo, le congelaron dos órdenes de aprehensión en su contra. Este sujeto es a quien acusan, entre otras cosas, de malbaratar entre amigos, parientes y demás, zonas privilegiadas por la naturaleza. En broma dicen que no vendió el mar Caribe “porque el gobierno federal ya lo tenía comprometido a los españoles”. (Ya ve que son dueños absolutos de la Riviera Maya y sus alrededores). Al margen, también se supo que Duarte y Borge fueron amparados contra nuevas órdenes de aprehensión. Total que la diversión no para, sigue, sigue.

MÁS QUE UN PARTIDO

Es tiempo que el congreso local legisle sobre los colores que identifiquen a la administración pública sin distingo de partidos. Digo porque es una pena que actualmente una de las grandes batallas está relacionada con el tema…que si Egidio tenía preferencia por el naranja y hay que borrarlo para sobreponer el azul panista, etc. Es una pena porque debieran existir colores institucionales como sucedía hace algunos sexenios donde prevalecía el blanco. Es de infantes reñir por los tonos partidistas aplicados a la forma de gobernar. Las autoridades actuales critican el abuso del anterior régimen pero utilizan importantes recursos en la imposición del azul. ¿No será mejor meter orden a través de una iniciativa con alto sentido democrático?. Así el panismo no se expondrá al escarnio cuando la sociedad civil decida votar por una opción diferente. Si acaso se legislara al respecto tened por seguro que se reconocerá en todo lo que vale. Al menos habrá constancia de que las autoridades van en busca de objetivos superiores.

SUCEDE QUE…

La desaparición de una ciudadana española en Tamaulipas se ha convertido en noticia internacional y las presiones de todo tipo agravan la situación. Es deseo nuestro que todo termine cuanto antes y con resultados satisfactorios no solo en este caso sino en todos los que siguen pendientes desde que el miedo se apropió de nuestras vidas. Y hasta la próxima.

Compartir
Artículo anteriorCandidatos en una tómbola
Artículo siguienteSaqueo