Delitos de la prensa

0
257

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Desde mayo del 2007 el Código Penal de Tamaulipas ya no castiga con cárcel los delitos de difamación y calumnias. Estaba fuera de realidad.
De esta forma se despenalizaron los (presuntos) delitos  más comunes cometidos por la prensa en sus diferentes canales.
Sin embargo los hombres del medio no se quedaron “vivos” por completo. Los contenidos del Penal fueron a dar al Código Civil en la modalidad de “daño moral”.
En su tiempo no era (no es) nada nuevo. Simplemente nuestros diputados locales “acoplaron” la Ley con la norma federal.
Muy clara la idea: Pegarle a los comunicadores en el bolsillo y no con cárcel.
Es que la “condena” era muy reducida, dos años, y se podía salir bajo fianza sin pisar la cárcel. Adicionalmente una multa de cien salarios mínimos.
Bueno, a menos que los ofendidos le pusieran mucho empeño, como se dio el caso de Mónica García Velázquez, entonces alcaldesa de Nuevo Laredo, que en 1996 demandó a funcionarios del cotidiano El Mañana.
Tres directivos fueron a dar a la cárcel por varias horas.
Varios años después el tema se pone de actualidad. Un bloguero ha sido demandado por la vía civil -ya no penal- por el aspirante a la dirigencia estatal del PRI, Luis Enrique Arreola Vidal.
Exige una indemnización de por lo menos dos millones de pesos, como reparación del daño moral del que acusa al comentarista de redes. Aparte, un desmentido en el mismo espacio.
El daño se habría cometido en una publicación del 29 de mayo del presente año. Tocará al Juez hacer el análisis respectivo y tomar decisión.
Este martes “La Viruta”  subió a redes su comentario, dirigido a la familia priísta: “Desde mi inicio en la lucha por la búsqueda de la renovación del CDE inició una campaña de calumnias y desprestigio hacia mi persona, con elementos falsos en cada una de ellas”.
Y agrega: “Después de consultarlo con mi familia y equipo tomamos la decisión de no permitir esta situación, y presenté una demanda por daño moral al pseudo informante”.
Aquí hay varios elementos que merecen atención.
Primero, que Arreola Vidal, aunque solicitó documentación para registrarse como aspirante a presidente del CDE del  partido, no llegará a registrarse ante el órgano interno el 14 del presente.
Al exigir el recurso, ya no tiene nada que perder y sí mucho ganar. Lo más posible es que se sume a otro precandidato -o candidato-, en este caso Alejandro Guevara Cobos (su compadre).
Aunque esto es asunto aparte, está relacionado. De los siete interesados, al final puede quedar uno (candidatura de unidad)
Lo importante, en relación a la demanda por reparación del daño, es lo que va a decidir el Juez. Si procede, fijará un precedente en la libertad de expresión a través de las redes.
Digamos que es una advertencia para aquellos que suelen andar en el filo de la navaja entre lo permitido y lo prohibido.
A segundo término, aunque no menos importante, irá el monto de la “reparación” económica que fije el juzgador, ya sea los dos millones o más (según el tiempo que dure el proceso).
Desde 2007 nadie ha sido enjuiciado en tales términos. Si hubo demandas quedaron en la nada, o las partes llegaron a un acuerdo previo.
Esta es prácticamente la culminación de la lucha interna por la presidencia del CDE en que estarán jugando (solicitaron documentación), el propio Arreola, Alejandro Guevara Cobos, Roberto González Barba, Juan Alonso Camarillo, Miguel Mansur Nader, Sergio Guajardo Maldonado y Oscar Luebbert Gutiérrez. Aparte otro al que se le habría negado el derecho de “aspirar”.
Hay quienes piensan que, no obstante que están en el arrancadero, no todos se registrarán y, a la asamblea estatal, llegará uno solo.
Como dicen por ahí, las calabazas se acomodan en el camino. Hay tiempo para negociaciones de candidaturas a diputaciones y presidencias municipales.
Ya entrada la tarde, Guevara podría unirse con Luebbert y viceversa. Ambos tienen contrincante común, que es el ex Gobernador más reciente. Con ellos se sumaría quien hoy demanda reparación del daño.
El PAN en Tamaulipas repite la historia del PRI: Primero el programa y luego los candidatos. Primero la plataforma y luego el hombre o mujer que jugarán por las alcaldías. Suena bien.
Decíamos que al PRI le funcionó por largos años.
En la práctica no viene al caso hacer promesas. Jamás se cumplen.
Solo como ejemplo, digamos que Carlos Canturosas Villarreal, el de Nuevo Laredo, prometió en su proyecto que cada semana ordenaría lavar con jabón y desinfectantes las banquetas de la calle Guerrero, la principal de aquella ciudad, para arrancar el cochambre que es mal visto por los turistas. La tarea la harían los bomberos, pero no llegaron con la primera lavada.
Rumbo a su plataforma, los panistas comenzaron sus foros en Palmillas, un municipio donde hay siete militantes. En total son mil 600 habitantes con un promedio de mil empadronados (INE).
Buena argumento para calmar los ánimos entre los acelerados, principalmente aquellos alcaldes que buscan la reelección.
Salieron de ciudad Victoria las delegaciones priístas rumbo a Zapopan, Saltillo, Toluca, Mazatlán y Campeche para participar en las mesas temáticas el 9 y 10 del presente. De ahí se van a la XXII asamblea nacional y regresan hasta el domingo o lunes.
Doña Alma Laura Amparán, la alcaldesa de Altamira, visitó este martes el Palacio Legislativo. Dijo que fue de cortesía al coordinador Carlos García González.
También este martes se reunió el cabildo victorense. Presentó licencia el síndico Octavio González García, quien al parecer ciertamente tiene problemas familiares y de salud.
Lo sustituye Eduardo García Fuentes, suplente, ganador en mayo pasado de un automóvil rifado entre los cumplidores del pago de predial.
Nos vamos no sin antes comentar que Doña “Paloma” Guillén sigue con influencias en la CDMX. Hizo que nombraran a su cachorro Jorge Alberto Méndez como delgado de PROFECO.