Ciudad Victoria,  Tamaulipas.   Fecha y Hora....     Director General: Antonio Arratia Tirado
inicio   | Twitter | Facebook | Contacto | Registrar 
Logotipo GACETA
Tamaulipas | Buscar | Archivo | Opinión  | Gaceta | Favor..      
Histerias del infeliciaje   Los años de futbol y del Cuerudos
      Rigoberto Hernández Guevara   | Gaceta Tamaulipas

Al igual que muchos chiquillos de entonces cumplidamente mi padre me llevaba al estadio Olímpico Victoria. Pasábamos por un pequeño campo donde se ponía el circo Ataide y aterrizaban helicópteros de cigarros Raleigh, helicópteros, más amigables que los de hoy, los de aquel entonces.

Luego nos formábamos en la ventanilla lateral para entrar a sol preferente donde siempre, a como las trajera el Cuerudos, se llenaba de gente.

Y es que el equipo de la causa local, dícese el Cuerudos, siempre anduvo en la cola, traía unos porteros como un tal Amescua que eran unas verdaderas coladeras, y otros que con el sólo empuje se volvieron leyendas como La Changa Ramírez, o El Gato Jiménez que un tiempo vivió por mi casa en el 16 Nuevo León, pero eso fue un poco después.

En los sesentas Don Moy, quien vivía y atendía un pequeño negocio en el 19 Beriozabal y Anaya era el rey del sol preferente. La raza bajo sus huestes llevaba gallinas muertas, y víboras que luego arrojaban al centro del campo. Una vez cuando perdió el Cuerudos contra La Piedad la raza de sol preferente colapsó la malla ciclónica y se metieron al campo con una carretilla llena de víboras muertas y las pasearon por el centro del campo. Siempre eran las bromas en el medio tiempo, amenizadas con huevos podridos y cohetones ensordecedores de Zamarrón. Había equipos odiados a muerte, como el Irapuato que siempre venía como líder general pero, como desde ese entonces para ellos era negocio permanecer en esa división de ascenso, nunca ascendía o simplemente vendía la franquicia o el último partido de la final.

Un día de esos cuando el Irapuato vino de invicto la raza de sol quemó un ataúd para simular la muerte del súper líder y ocurrió, pues el Cuerudos era un equipo aguerrido que se crecía ante los grandes. Y no hay analogía con los jugadores señoritas de hoy que vienen de tras lomita y se creen merecedores del reino aun cuando todavía no hacen ningún mérito para merecerlo.

Eran los tiempos del Aguayón Cortés que vivió enfrente de mi casa con sus hijos y su esposa en el 16 Allende. Donde hoy es una flamante clínica del Dr. Ejido Torre López. Luego vivió ahí una tía mía solterona. Era un medio de contención que eran escasos en aquellos tiempos pues aunque su labor era defensiva solía agregarse al ataque con singular alegría pese a que no se le permitía incorporarse más allá de la media cancha. De Tampico llegó el Popo Zimbrón, luego, de no sé dónde, el Maracas Banda que vivió en el 13 Berriozabal y hacía piruetas en la media cancha aunque por lo general no llegaba a nada, pero causaba la hilaridad de la raza de sol. Cuando alguien hacía tierra en el centro de la cancha no había por qué especular, entonces "Chava Garza", el masajista, que aún vive en el 18 y 19 Baja California corría ante la algarabía de la raza de bronce para someterlo a la quiropráctica y restablecerlo. José Luis Plascencia era un defensa de respeto y ahora tiene una cadena de tortillerías con bastante éxito, sigue siendo un hombre de respeto, otro defensa era Eliezer Calderón que hoy tiene una tienda de deportes, y a un costado derecho como carrilero se dejaba sentir el Perro Bracamontes, y el otro defensa central fue Andrés Montañés, que siempre se andaba riendo sin saber por qué. Adelante fueron famosos La Fea Gómez célebre goleador que una buena temporada logró colarse entre los goleadores con nueve goles y en tiempos en los que entre todos los Cuerudos creo que metieron diez. También transitaban, Pimentel en la media derecha, y por el extremo El Tecala Rodríguez sin olvidar con el 11 al Chón Prieto, en la voz del inolvidable locutor y cronista deportivo Carlos Adrián Avilés, quien no hace muchos años me puso a leer unos cuentos en la XEGW (no diré aquí cuántos).

Para los viajes como visitantes era como salir hoy al extranjero. La primera jugada era liarse a muerte con la sierra madre. Y empujar la vieja cafetera era la primera tirada si es que como muchas veces ocurrió no se venía de bajada. Y como aquello no era negocio, todo mundo sabía que le salieron a deber una lana al Chon Prieto y que muchas veces él jugó por amor al arte por la fanaticada. Ahora recuerdo a otro defensa de garra que años después nos vendió cheve hasta la madrugada en el 5 Morelos y Matamoros, hasta que se le metió al gobierno la pésima ideota de que toda la culpa de los fracasos de este pueblo era de la raza chupadora y se lo clausuraron hasta que ya no se recuperó, como quiera creo que le va bien, al menos ahí anda que ya es ganancia. Pero aquellos Cuerudos, viendo las analogías con el equipo actual llamado Correcaminos, debiéramos reconocerlos.

De veras había amor a la camiseta y a nuestras viejas, por eso muchos de ellos sin pensarlo mucho, o porque de veras les quedaba cabrón regresarse hasta Celaya como el Maracas, o simplemente a Tampico bajo el temor de que el rencor de la raza los agarrara a pedradas, se quedaron a realizar negocios o hacerse entrenadores, profesionistas y etcétera en ciudad Victoria.

Hoy el negocio consiste en llevar y traer jugadores que no dejan memoria alguna, van de paso y no les preocupa lo que la afición opina, que ya ni opina, muchos van a botanearse a los partidos o a ver cuándo empieza el bache del Correcaminos. Tampoco se sabe cómo se mantiene el equipo, quiénes son los buenos, si hay números rojos o negros, si se pagan impuestos, qué saldo, cuánta ganancia, a cómo vendieron y/o compraron a tal por cual jugador, y siempre que la raza presiona por la mala temporada del cuadro local amenazan a la gente de venderlo a otra ciudad.

Y es otro asunto recurrente como cuando alientan y le dan mucha cuerda para que la gente acuda al estadio, a media temporada comienzan las derrotas o pierden en la liguilla a la hora buena, llega otro entrenador que dice que él no contrató a los jugadores, empieza una nueva temporada, se traen nuevas estrellas, y se repite el circulo vicioso. Como el juego de la bolita. Y a los Cuerudos, nuestro equipo local, ¡cómo se les extraña! En aquellos años se hablaba del Cuerudos en las cantinas y bares, en las calles y en los mingitorios, pero discúlpeme usted, creo que ahora hasta hablar del Corre está cabrón.

HASTA PRONTO.






Tamaulipas   |  miércoles, 02 de marzo de 2011    06:21 p.m.
Gaceta Tamaulipas  Noticias de Tamaulipas, México y el Mundo. Ir a Portada
Más Opinión de Histerias del infeliciaje   por   Rigoberto Hernández Guevara
03/10/2011  La cascabel
02/10/2011  El árbol del póster
29/09/2011  Medio viernes
28/09/2011  Oficialmente no existo
27/09/2011  Josefa y el rol por el 17
Comenta la Nota Mostrar/Ocultar Agregar comentarios
Email o Alias:
Tu opinión: Max 200caract
 
Enviar Comentario        Cancelar

 
 OPINIÓN Gaceta Tamaulipas
Más de Histerias del infeliciaje   por   Rigoberto Hernández Guevara
03/10/2011  La cascabel
02/10/2011  El árbol del póster
29/09/2011  Medio viernes
28/09/2011  Oficialmente no existo
27/09/2011  Josefa y el rol por el 17
Mas Opinión y análisis.
Ir a Comentar la noticia Comenta esta noticia en gaceta.
Mostrar comentarios sobre esta noticiaVer comentarios en gaceta.mx
¿Te gusta nuestra información?
Comentarios sobre la Noticia: