Recuperar la grandeza con educación

0
1064

Oscar Contreras Nava

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Apostarle a la educación como pilar de la transformación es buscar el  desarrollo pleno, la igualdad de oportunidades, es construir una fortaleza para progresar y tener una mejor sociedad y un mejor futuro.
Por ello, el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca asegura que “en Tamaulipas, nuestras fortalezas son mayores que nuestros problemas” así lo expresó en su mensaje a los directivos y alumnos de la Universidad Tecnológica de Matamoros, quienes lograron el premio de la Asociación Nacional de Universidades Tecnológicas por su calidad educativa.
Los indicadores de empleo que obtienen sus egresados hablan por sí solos, ya que nueve de cada 10 tienen trabajo al terminar sus estudios, por lo que esta institución, en palabras de Raúl Martínez Hernández, presidente de la Asociación Nacional de Universidades Tecnológicas (ANUT), “representa un símbolo de estabilidad y eficiencia”.
Es importante comentar que el premio SEP-ANUT reconoce el impulso a las mejores prácticas educativas, logros y avances que obtienen las universidades tecnológicas y lo que busca demostrar es que este tipo de educación es socialmente útil, dinámica, pujante y comprometida con la sociedad en general.
Para Salvador Jara Guerrero, subsecretario de Educación Superior del gobierno federal, este modelo de educación tecnológica ha sido exitoso, ya que de las casi cuatro mil instituciones de educación superior que existen en los estados del país, donde hay más de mil públicas, las que tienen mejores índices de empleabilidad son las tecnológicas.
De tal manera, que ahora por gestiones del gobernador García Cabeza de Vaca las cinco universidades tecnológicas y tres politécnicas que existen en Tamaulipas, iniciaran programas académicos en inglés, para que los alumnos de estas instituciones salgan mejor preparados, porque -como bien lo ha dicho- no saber inglés implica estar excluido de la sociedad global del conocimiento.
Lo que busca el mandatario estatal es que los egresados de estas universidades sepan hablar, trabajar y enseñar en inglés, para sean profesionistas competitivos y comprometidos con el desarrollo regional, porque “tenemos que estar preparados para el progreso”, como le ha dicho a los empresarios del estado, ya que las inversiones del sector energético que llegarán a Tamaulipas en los próximos años, van a requerir de mano de obra calificada que sepa hablar inglés y con suficientes conocimientos sobre el tema.
Es por esta razón que el gobernador ha expresado:
“En el tiempo de todos, la integración de esfuerzos en favor de la educación y la juventud, es factor esencial para alcanzar el progreso, la seguridad y la equidad, que justamente demandan las familias tamaulipecas” y este premio que recibió la Universidad Tecnológica de Matamoros, confirma que el proyecto para recuperar la grandeza de Tamaulipas marcha bien y va por buen camino. Ni más ni menos.
Cambiando de tema. La unidad del PRI de Tamaulipas que tanto cacaraquean los siete gallos aspirantes que buscan la dirigencia estatal, no se reflejó en el posible acuerdo que pudiera evitar una convención de delegados de donde saldrá el priista que sea elegido.
Claro que este tipo de convenciones de delegados son manipuladas para hacer ganar al elegido por la cúpula del PRI y si esto será así, es seguro que salga el diputado Alejandro Guevara Cobos, quien tiene el apoyo de la dirigencia nacional.
Cabe comentar que el delegado especial, José Murat es su amigo, ya que fue el coordinador de la campaña de Roberto Madrazo Pintado cuando buscó la candidatura a la presidencia de la República y Guevara Cobos era el secretario particular del tabasqueño.
Así que Murat no tendrá porqué batallar para elegir al próximo dirigente priista, desde que fue nombrado, es seguro que esta haya sido la instrucción y por esta misma razón es que no se han puesto de acuerdo. ¿O sí?
Pero bueno, si Luebbert Gutiérrez no llega a la presidencia del PRI estatal es seguro que su esposa, la diputada María Esther Camargo, sea la candidata al Senado de la República y comprobaremos que realmente eso era lo que buscaba.
De los demás priistas que se apuntaron, sólo Miguel Manzur y Sergio Guajardo, tendrán posibilidades de llegar a una candidatura a la diputación federal, porque tienen el respaldo de grupos políticos que aún siguen vigentes y Guevara Cobos es seguro que logre la candidatura al Senado. Ya lo verán…
Apunte final. La diputada priista, María Esther Camargo de Luebbert, asistió a la premiación de la Universidad Tecnológica de Matamoros y aprovechó el momento para defender a su esposo Oscar Luebbert Gutiérrez por las publicaciones que lo señalan por tener vínculos con la delincuencia organizada.
Sin duda que fue una falta de respeto, ya que el evento era del tema educativo y no tenía que ver con la política, pero bueno, es seguro que ya no se volverá a cometer este error.
Este fue un descuido de los que hicieron las invitaciones al evento y ojalá que este ejemplo sirva para que los demás secretarios y funcionarios del gobierno estatal, tengan mucho cuidado a la hora de hacer la lista de invitados y en especial, a los que sientan en el presídium.