Arellano Conde, un ser vil

0
1444

Felipe Martínez Chávez

Cd Victoria, Tamaulipas.- En el otoño de 1998 los empleados de la Cruz Roja Mexicana estaban desesperados, impotentes ante las represiones y perversidades del presidente de la delegación Victoria.

Diez -entre hombres y mujeres- habían sido despedidos  por oponerse a la política destructiva del hombre que, por “dedazo”, ahora dirigía los destinos de la institución.

Por primera vez en la historia el escándalo alcanzó los tribunales laborales. Los despedidos exigían su liquidación conforme a la Ley.

Publicaron un desplegado en los medios impresos de la capital con el encabezado que llamó la atención de las viejas encopetadas y los borrachos del Casino: “Francisco Arellano Conde: Un ser vil”.

Le decían sus verdades.

-Marcó su personal estilo de prepotencia, arrogancia e insolencia, un profundo desprecio a la sociedad en general, transformándola (la Cruz Roja) de ser una institución humanitaria, en un simple negocio mercantil.

Y así fue. A partir de Francisco Arellano Conde en la CR de la capital, todos los servicios se cobran. Dejó de ser la casa de auxilio y ayuda a los necesitados.

Cualquier servicio, por mínimo que sea, como el “chequeo” de tensión arterial, se cobra más caro que en los despachos del Dr. Simi.

Destruyó y saqueó a una de las pocas instituciones en que creían los victorenses. La convirtió en particular y, desde de esas fechas, comenzó la caída de ingresos en las colectas. De todas maneras cobran, decía  -dice- la gente.

Impidió “que se le diera a personas de escasos recursos la ancestral atención gratuita a que esta noble institución se ha comprometido a ayudar en todo el mundo”, mencionaba el desplegado a toda página.

Una de sus primeras “acciones grotescas” del nuevo jefe de lo empresa fue eliminar a uno de los pilares de la Roja, el Grupo Voluntario de Socorristas. Retiró hasta el 90 por ciento de ellos.

“Es para nosotros una amarga realidad el constatar que quienes participamos en un grupo compacto de trabajadores con muchos años, y que demostramos una entrega a toda prueba, al cumplir cabalmente nuestras responsabilidades, hemos recibido como pago una humillación permanente del señor Francisco Arellano Conde”, decían.

Entre las despedidas se encontraba Yolanda Contreras Ruiz, con 27 años como enfermera; Juana María Ruiz Guajardo, con 14 de antigüedad, y Rosa María Sánchez Vargas, con 13.

Pues bien, a casi 20 años de sus “hazañas”, el ejidatario marsoteño quiere ser diputado federal por la vía libre, independiente.

Se hace apodar como “el ingeniero” y una de las banderas que enarbola es la de haber pasado por la presidencia de la Cruz Roja Victoria.

Sería bueno que el jovenazo se diera una vuelta por las instalaciones de la misma, donde siguen laborando algunos empleados y empleadas a los que reprimió, redujo sueldos, quitó primas vacacionales y quebró los horarios para que renunciaran.

Luego se refugió en el PRI. Fue presidente de los empresarios tricolores. Hace tres años a punto estuvo de ser candidato a diputado suplente por Victoria. De la noche a la mañana se le cayó, ¿qué le supieron?

No pudo hacer currículum como él quería y está dispuesto a lanzarse a la aventura.

Aparte de la CR, pues le recomendamos que también levante firmas entre los trabajadores de sus empresas. Registra una sarta de demandas laborales por lo mismo.

Si alguien lo mandó de esquirol para dividir el voto, no cumplirá su función. Escogieron mal candidato. Son muchos los puntos en contra.

Seguimos con los independientes. Todo indica que el arroz de todos los moles, Francisco Chavira Martínez, desistió de su propósito de convertirse en candidato a Presidente de México por la libre. Le quedan pocos días y no ha sacado la cabeza.

No quisiéramos pensar que su actitud se debe a la iniciativa de los partidos, de eliminar los subsidios de campaña que incluye a los independientes. No le entraría lana oficial al de El Mante.

Se acaba el límite para presentar su carta de intención. El Instituto Electoral ya concedió facilidades para levantar firmas de apoyo. Le conviene.

Si vamos a otro tema, el INE declaró “inocente” a Don Rafa Moreno Valle Rosas de las promociones que se hace en redes sociales, rumbo a la candidatura presidencial.

En reunión urgente, los miembros de la comisión de Quejas y Denuncias resolvieron que el poblano “no hace ningún llamado al voto ni la exposición de alguna plataforma electoral”.

Lógico que menos pueden parar a Don Manuel López, de Morena, porque no pide el sufragio a su favor. Solo hace promesas para cuando llegue a la Presidencia.

Está bien documentado que, cuando arribe a Los Pinos, va a vender el avión presidencial, les va a quitar la pensión a los ex y revertirá la reforma energética, entre otras acciones.

Por lo visto, solo los señores consejeros no se dan cuenta que, en estos momentos, los partidos están enfrascados en una guerra de precampaña.

Don Rafita puede andar en cabalgatas y presentaciones de libros, citando a conferencias de prensa, gastando billetes, mientras no diga que voten por él. La autoridad solo mirando.

Raro, raro. El gobierno federal -y el estatal- permiten que dos organizaciones otorguen -vendan- placas para circular a nivel nacional. Y les da permiso para vender pólizas de seguro.

Con toda impunidad, cada año se dan el lujo de “refrendar” el emplacado. Las venden más caras que el Gobierno del Estado. A ese ritmo, pronto habrá más placas de UCD y  ONAPPAFA que las que expide el Gobierno de Tamaulipas a través de sus Oficinas Fiscales ¿O no Don Arturo Soto Alemán?.

¿Qué está pasando? Esos grupos tienen 25 años haciendo de las suyas ¿Por qué no los paran?. Luego abundamos.