La democracia es cara

0
1128

Felipe Martínez Chávez

 Cd. Victoria, Tamaulipas.- Para el 2018 el prepuesto del Instituto Electoral de Tamaulipas tendrá un incremento del 152 por ciento (bueno, si lo autoriza el Congreso del Estado). Se disparan los gastos de un año para otro.

Usted se preguntará ¿Por qué? Nosotros le vamos a decir que observamos dos factores.

Primero, que las intervenciones del INE en decisiones locales han incrementado la burocracia hacia el interior. El órgano nacional dispone -a quién y cuánto- y el OPL es el que paga.

En 2017 el IETAM solicitó y le fue autorizado un presupuesto de 213 millones de pesos, de los cuales 71.7 se destinaron a servicios personales, sueldos, salarios y lo que tenga que ver.

Para 2018 los servicios personales se disparan a 181 millones. De ahí se pagarán las plazas que ordena crear el INE, servicio de carrera y el órgano de fiscalización, entre otras.

Bien dicen que la democracia es cara, aquí y en China.

Los materiales y suministros registraron una asignación de 6.8 millones en el presente año. Para el 2018 se piden 87.8 millones.

Servicios generales también aumenta de 14 a casi 88 millones de pesillos.

Si le damos una “vuelta” al financiamiento ordinario de los partidos  (subsidio que les otorga el gobierno), no fue tanto el incremento. Creció de 116 a 127.6 millones de pesotes.

Actividades específicas se eleva de 3.4 a 3.8 millones de pesos, es decir, 400 mil pesos.

Con motivo del año electoral, partidos y candidatos independientes recibirán en especial 40.5 millones de devaluados. Por eso el disparo del financiamiento total de 119 a 176 millones de pesos.

En 2018 el costo de la democracia en Tamaulipas será de 537 millones de pesos, que significan 324 más que en el 2017. ¿Cree que se justifiquen?. Solo estamos comentando.

El aumento del gasto, decíamos, se debe en gran medida a la metida de mano del Instituto Nacional Electoral en su afán de controlar a los organismos públicos locales. Ya ejerce varias funciones que correspondían a cada entidad.

Por ese motivo, yo propongo (como ciudadano) que de plano el INE organice las elecciones locales en las 32 entidades. Si marca directrices y toma las principales decisiones, de una vez que agarre el resto.

Desaparecería lo que hoy conocemos como IETAM, con todo y sus consejeros, y no habría necesidad de pagarle a las gerencias de los partidos. Ya les paga el INE, y bastante lana.

Los 176 millones que irán a los partidos en 2018, son más que el presupuesto que ejercen en 2017, juntas, las secretarías de Turismo, Pesca y Acuacultura y Desarrollo Rural.

Así la dejamos por hoy. Usted podrá formarse su opinión  sobre el tema.

En asuntos de reelección de los presidentes municipales, desde ahora se anticipa que no habrá piso parejo ante los contendientes que jueguen por primera vez. Llevan ventaja los que están en el poder.

Lo mismo pasará con los diputados. Tienen un alto porcentaje de camino recorrido utilizando dinero público, como son sus oficinas “de gestión” y el personal que las atiende.

Cierto que los presidentes llevan un año en precampaña. Antes que pensar en beneficios para sus comunidades, en octubre del 2016 pusieron en marcha el proceso de su reelección. Se dedican de tiempo completo a eso.

Tienen a su disposición padrones de beneficiarios de programas federales o estatales, utilizan vehículos oficiales y combustibles, teléfonos y la presión de ser autoridad. A su servicio las dependencias municipales todas y, lo más importante, las chequeras públicas.

Bien dice el coordinador parlamentario del Congreso del Estado, Carlos García González, al mencionar que los 43 tienen interés en la reelección. No hay uno que diga que no.

Un cálculo reducido advierte que, aquellos que son autoridad, llevan una ventaja del 40 por ciento sobre sus oponentes que aspiran.

En Tamaulipas, son los alcaldes los que tienen la estructura territorial de beneficios otorgados por los tres niveles de gobierno. Son el Santa Claus de cada municipalidad. Representan el primer enlace del poder público frente a los ciudadanos.

Definitivo que no podría funcionar una democracia en que, en cierta fecha del trienio, los ayuntamientos todos -presidente y síndicos y regidores- tengan que pedir licencia.

Las legislaturas estatales tampoco se pueden quedar desiertas.

¿Qué hacer en este caso? La Suprema Corte ya hizo pronunciamiento en el caso de Yucatán.

El único camino es cuidarle las manos a los alcaldes, que no distraigan recursos del erario para sus campañas de proselitismo. Ni horas hombre, documentos y menos compra de materiales.

Desde ahora anticipamos que, aquellos que tengan el refrendo de sus partidos, van a volver a ganar.

En la Universidad Autónoma de Tamaulipas, la noticia es que la Revista Ciencias del Comportamiento, fue reconocida por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), al colocarse entre los referentes en materia de psicología en el país.

El Rector Enrique Etienne Pérez del Río destacó el logro de la publicación y dijo que se trata de metas cumplidas, gracias al trabajo de los expertos de la máxima casa de estudios del Estado.

Si hablamos de los municipios, este viernes 8 de septiembre a las cinco de la tarde en el Auditorio Municipal, el alcalde de Güémez, Carlos Cárdenas González, entregará al cabildo su Primer Informe de labores. La salud es uno de los temas trascendentes.

Por su parte el diputado local Carlos Alberto García González, rendirá el suyo el miércoles 6 a las cinco de la tarde en el salón de un conocido hotel de Matamoros, municipio por el que es representante. Nos vamos.