Declara Cataluña independencia y España decide intervenirla

0
1016

Agencias

Barcelona.- El Parlamento de Cataluña aprobó  la declaratoria de independencia esta tarde tiempo de Europa, mientras el senado dio su voto unánime para que el gobierno español intervenga en la zona y asuma los poderes locales y el control del orden.

Fuera del Parlamento, y en varias calles de la región, grupos de catalanes celebraron la proclamación a gritos de «libertad, libertad», mientras agitaban las banderas de Cataluña independiente.

En bares, donde observaban la sesión del Parlamento catalán, otros brindaron por la república, según imágenes compartidas en Twitter.

«Constituimos la república catalana como estado independiente soberano, democrático y social», señala la resolución presentada y firmada por los dirigentes de la coalición Junts Pel Si («Juntos por el Si») y la CUP, Lluís Corominas, Marta Rovira, Mireia Boya y Anna Gabriel.

La declaración fue aprobada con 70 votos a favor, 10 en contra y 2 votos en blanco.

En el momento de la votación, los partidos de Oposición, contrarios a la independencia, se ausentaron del Parlamento regional.

La votación del Parlamento llegó tras un referendo independentista celebrado el 1 de octubre. Aunque fue declarado ilegal por España, el referendo se llevó a cabo y el Presidente catalán, Carles Puigdemont, asumió el mandato de independencia, aunque dejó la declaración en manos del Parlamento.

Tras la sesión parlamentaria, el Presidente Puigdemont pidió a los independentistas mantener la paz.

Gobierno central desplazará al catalán

El Senado de España aprobó por mayoría absoluta, las medidas que el Gobierno español ha propuesto para frenar el proceso secesionista en Cataluña, después de que el Parlamento de esa comunidad autónoma haya declarado la independencia de la región.

Las medidas, que prevén devolver la legalidad constitucional y estatutaria a Cataluña, fueron aprobadas por 214 votos a favor, 47 en contra y una abstención.

El pleno del Senado autoriza así al Gobierno español a destituir al presidente regional catalán, Carles Puigdemont, y a todos los miembros de su gabinete, así como a limitar las funciones del Parlamento regional y a asumir el mando de la Policía autonómica (Mossos d’Esquadra).

También se contempla la convocatoria de elecciones regionales antes de seis meses.

Las medidas se enmarcan dentro del artículo 155 de la Constitución española, que permite que el Ejecutivo central, con la autorización del Senado, asuma el ejercicio de las competencias de autogobierno de una región autónoma cuando sus gobernantes incumplan las leyes.