La humildad que falta

0
243

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La comparecencia de funcionarios del gabinete ante el poder legislativo, no resultó tan “carnita” como se esperaba. Los diputados de oposición sacaron la casta.

No hubo concertación tras bambalinas. En lugar de ir de “paseo”, las jefas de Obras Públicas y de Salud fueron sometidas al golpeteo de los inquisidores. Ellas demostraron su novatez para las grandes ligas.  Se engentaron. Quedaron a  deber.

Ya será en otra ocasión -si es que todavía están en el gabinete- cuando tengan mejor desempeño.  Faltan cinco años a la presente administración.

Cecilia del Alto López y Gloria Molina Gamboa no tienen que decir que no volverán. En el pasado reciente, “Don Teofilito” Treviño Zapata fue uno de los “caballitos de batalla” (sector salud) para ir a explicarle a los diputados que todo marchaba sobre ruedas.

Este miércoles continuará la pasarela por el Congreso del Estado. Veremos qué tanto se aplican los diputados en preguntar, y los otros en responder.

A las nueve de la mañana toca el turno a una desconocida María Isabel Gómez Castro, la jefa de Turismo. Va a comisiones.

La diferencia de ir a una o varias comisiones, y al pleno, es el escenario. En el primero son pocas personas; en el segundo es ante el público.

Las comparecencias no traen ningún beneficio para el pueblo tamaulipeco ni para los diputados pero, si los funcionarios saben manejarse bien, responden bien, ni se engentan ni pierden los papeles como Del Alto López, y además aspiran a un puesto de elección popular,  pueden subir puntos en su rating de popularidad a través de la exposición a los medios masivos.

No pasa nada si contestan mal o no contestan, dicen mentiras o verdades a medias. No hay sanciones materiales. El éxito (o fracaso) será calificado en el subconsciente del respetable ciudadano.

Gómez Castro va a cumplir 42 años. Nació el 20 de marzo de 1976 en Tampico. Cursó licenciatura en Mercadotecnia por el Instituto de Estudios Superiores de Tamaulipas. Tiene nula experiencia en la administración pública y no aparece en el padrón panista. Es libre pensadora.

Como no se sabe qué está realizando al frente de la Sectur, de reciente creación, es posible que las corrientes partidistas le hagan preguntas interesantes, lo cual le daría vida al recinto parlamentario.

A la una de la tarde acudirá al pleno el Procurador Irving Barrios Mojica. Es un viejo lobo de mar en la administración pública.

Es abogado por el Centro Universitario México del antiguo DF; master en sistemas penales por la Universidad de Barcelona y doctorado por el Instituto de Ciencias Penales y Política Criminal (México).

Toda su vida ha estado ligado a chambas públicas. Comenzó como archivista en el Juzgado 56 del Ramo Penal en el Distrito por 1996.

En 2002 aparece como auditor de la Contraloría Interna de SAGARPA.

Trabajó para la PGR entre 2002 y 2012. Escaló desde abajo hasta llegar a Subprocurador.

Llega  con buena imagen, independientemente de si la Procu a su cargo  hace bien la chamba o no. Veremos qué exposiciones hace y si le aplauden o lo critican.

Aunque trabaja para un gobierno panista, no es militante del PAN.

Si hablamos de precandidatos y partidos, otra vez San Andrés López aparece a la cabeza de la intención de voto para Presidente de la República. Lo favorecen las encuestas mil.

En este ámbito, no sería sorpresa que se cumplan los pronósticos. El respetable público ya quiere una experiencia nueva.

La historia dice que, a menos que sucede otro terremoto, la tendencia no va a cambiar de aquí a julio del 2018. Es el virtual jefe de Los Pinos.

La encuesta telefónica de Gabinete de Comunicación Estratégica, realizada el 6 de septiembre en 600 domicilios de las 32 entidades, ratifica la popularidad del tabasqueño.

Registra un 29.4 por ciento, muy lejos de Margarita Zavala con el 19.4 y más lejos de Ricardo Anaya con el 15.5. A José Antonio Meade le conceden el 11.8 por ciento.

No es noticia que AMLO vaya a la cabeza. La noticia es que, aun sin comenzar las campañas, cada vez alarga la distancia de sus posibles competidores. Así fue el fenómeno de Enrique Peña Nieto hace seis años. Nunca lo alcanzaron.

Hay que recordar que, el sondeo, se hizo después de la salida de Margarita Zavala del parido azul. La intención del sufragio sería como independiente.

Lo malo es que los partidarios y simpatizantes de López Obrador, ya se sienten dueños del escenario y hacen compromisos o avientan habladas. Afirman que se llevarán “carro completo”.

Este martes, en el Palacio Legislativo, Doña María de la Luz del Castillo Torres, la diputada de Morena en Tamaulipas, prometió que meterán al bote a todos los funcionarios y ex funcionarios priístas y panistas, “por corruptos”.

Ya se sienten dueños del triunfo y reparten chambas. Se disputan las delegaciones federales en la entidad. Hablan como si estuvieran ya en el poder.

Así son las “poses” de Héctor “El Guasón” Garza González y de Enrique Torres Mendoza, el primero “dedo chiquito” de AMLO y el segundo presidente estatal moreno. López necesita más humildad en sus seguidores. Del plato a la boca se puede caer la sopa.

Pues bien, amigo lector, ya tenemos consejeros y consejeras del INE en Tamaulipas. Son los que van a cobrar, perdón, operar en el proceso electoral que está en marcha.

Los propietarios: Claudia Anaya Alvarado, Eduardo González Ramiro, Eva María Menchaca Ornelas, María Raquel Nieto Mar, Oscar Obregón Sánchez y Jesús Eduardo Pombo Cruz.

Como el árbitro no proporciona información, ya le diremos quién es cada uno. A ojo de buen cubero parece gente con experiencia, como María Raquel Nieto Mar, que dirigió el Comité Municipal Electoral de Tampico, o Pombo Cruz, panista de Madero.