Afecta TUA de Tampico a ciudadano en disputa por parcela en Aldama

0
108

Por David Zárate Cruz

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Tribunal Unitario Agrario (TUA) Distrito 43 no analizó la totalidad de actuaciones en un expediente para establecer si las posturas estaban fortalecidas y negó otorgar una parcela en Aldama a un ciudadano mediante la prescripción adquisitiva, violando las garantías de seguridad jurídica y debido proceso, ante los cual mediante la ejecutoria 170/2017 Magistrados Federales otorgaron el amparo.

El magistrado Guillermo Cuautle Vargas, del Primer Tribunal Colegiado en Materias Administrativa y Civil del Décimo Noveno Circuito, determinó que la conclusión del TUA es precedida de un análisis limitado de las constancias procesales del juicio agrario, pues si bien se apoyó en las afirmaciones que realizaron la parte actora y demandada, lo cierto es que no se analizaron el resto de las actuaciones ocurridas en dicha contienda, a efecto de verificar si dichas posturas se encontraban robustecidas.

El 21 de marzo se presentó en el Poder Judicial en el Poder Judicial Federal en esta capital la demanda promovida por un ciudadano en contra del TUA Distrito 43 en Tampico, por la sentencia de 8 de marzo de 2017 dictada en el expediente agrario 265/2012-43, considerándolo violatorio de las garantías de seguridad jurídica y debido proceso, iniciándose el juicio de amparo 170/2017.

El 20 de abril del 2012, el ciudadano acudió ante el Tribunal Agrario en Tampico solicitando  se le reconozca el mejor derecho a poseer una parcela ubicada en Aldama, por haberla adquirido del propio titular, desde  hace más de cinco años y en consecuencia que mediante sentencia  firme se reconozca que ha operado en su favor la prescripción positiva  adquisitiva; al acudir a juicio la demandada señala que no es cierto, que ella es la poseedora de las tierras.

El 8 de marzo del 2016, el TUA emitió la sentencia en el sentido de que resulta  improcedente reconocer al ciudadano como titular de los derechos sobre la parcela.

En consecuencia, resulta improcedente condenar a la demandada a la desocupación y entrega  de la misma, y resulta improcedente remitir copia certificada de la sentencia al Registro Agrario Nacional, ante lo cual el demandante recurrió al juicio de amparo.

El Magistrado Guillermo Cuautle Vargas, a quien correspondió estudiar el asunto, determinó que si el tribunal de origen estimó que la posesión que respecto del predio en  litigio se vio interrumpida, y para ello trajo a la vista el diverso juicio agrario, resulta inconcuso que, previo a emitir dicho pronunciamiento, debió explicar en forma detallada los datos o  indicios que obtuvo de los elementos de prueba aportados en  ese  juicio  y  la  forma en que éstos al ser analizados en conjunto, le permitieron concluir de esa manera.

El pleno judicial otorgó el amparo para que se emita otra sentencia en la que se pronuncie de manera completa y exhaustiva respecto de los  elementos de prueba desahogados en el diverso juicio agrario, que tuvo a la  vista  para resolver la contienda, destacando de cada uno de ellos los datos o circunstancias que le permitan determinar si se acreditaron, o no, los elementos constitutivos de  la acción de prescripción positiva.