Descarta obispo pedir protección para sacerdotes del centro de Tamaulipas

0
104

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El obispo Antonio González Sánchez descartó pedir protección especial para los sacerdotes que conforman la diócesis de Victoria, después del recrudecimiento  de  la violencia en algunos municipios de Tamaulipas y para prevenir riesgos en contra de la integridad de los clérigos.

El  obispo reconoció que  en otras entidades del país  los líderes católicos han sido víctimas de la inseguridad, sin embargo puntualizó que los sacerdotes son ciudadanos como todos, que cumplen un oficio y una misión siempre encomendándose a Dios y clamando su protección divina, pues es una realidad que los episodios violentos  y los enfrentamientos armados pueden ocurrir a cualquier hora y en cualquier lugar.

“En el pasado les he comenté a ustedes que no;  nosotros como sacerdotes no pensamos en pedir alguna vigilancia especial porque confiamos en Dios. Somos ciudadanos como todos, tenemos un oficio que cumplir pero somos ciudadanos, entonces a pesar de lo que ha pasado con algunos sacerdotes en otras diócesis aquí no tenemos contemplado pedir protección”.

Enfatizó que los católicos, y en especial el presbiterio, deben confiar en el poder de la oración, por ello desde hace algunos años en la mayoría de las parroquias se dedica un tiempo específico para orar para que se recupere  la seguridad  en Tamaulipas, además de que también se lleva a cabo la llamada hora santa, que ya se quedó en forma permanente.

En este contexto, González Sánchez consideró que las instituciones encargadas de garantizar el orden público y combatir la violencia en Tamaulipas  tendrían que  reforzar las acciones específicas en contra de delitos como la extorsión, el secuestro, el robo de vehículos y el domiciliario, que en su apreciación, requieren una estrategia especial.

También aclaró que acabar con la violencia y la inseguridad que se han apoderado de la ciudad y del Estado por muchos años no se pueden acabar de un día para otro, porque no es algo fácil sino muy complejo.

“Primero quiero comentar que  no es tan fácil;  entiendo que es complejo acabar con un problema así, pero básicamente creo que para acabar con el secuestro, la extorsión, el robo domiciliario y de vehículos habría que implementar una estrategia especial”