Instan a alcaldes de Tamaulipas a acelerar reclutamiento de policías

0
845

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se pronunció porque el Congreso de la Unión fije su postura en torno al Mando Mixto Policial para que los alcaldes se vean forzados a retomar  el proceso de reclutamiento de policías y asuman su responsabilidad frente a la inseguridad que prevalece  en cada uno de sus municipios.

El presidente de la Coparmex en Victoria, Luis Torre Aliyán dijo que “fue insuficiente el trabajo legislativo por la omisión del pronunciamiento del Mando Mixto; vemos con malos ojos que el Congreso de la Unión solo se haya pronunciado sobre la Ley de Seguridad Interior y no respecto al Mando Único Policial porque era importante que se estableciera la ruta del mando mixto antes de  cerrar el periodo  ordinario de sesiones, porque esto daría certeza a las autoridades civiles”.

Reiteró su crítica a  la omisión de los legisladores federales respecto al tema del Mando Mixto porque hay entidades como Tamaulipas que cuentan con ciudades grandes en las cuales los alcaldes deben enfrentar  los problemas de inseguridad con sus policías locales.

Comentó que muchos presidentes municipales han incumplido con sus obligaciones de reclutar y  capacitar a sus cuerpos policiacos con el fin de brindar la seguridad que necesitan los ciudadanos.

“Te pongo el ejemplo de Tamaulipas, si no hay un pronunciamiento de Mando Mixto Policial los alcaldes seguirán sin reclutar policías,  seguirá sin haber policías locales y habrá un  mando único de facto y toda la responsabilidad recaerá en la policía estatal, en el Estado, cuando Tamaulipas tiene ciudades medulares con distancias grandes como Nuevo Laredo, Tampico, Matamoros,  Reynosa y Victoria, y  sería necesario que haya mando mixto policial, para que los alcaldes asuman su responsabilidad y recluten policías”.

Respecto a la postura de la Coparmex sobre la Ley de Seguridad Interior, Torre Aliyán afirmó que sí es necesaria la presencia de las fuerzas armadas en las calles, pero esa actuación tenía que ser regulada por un marco jurídico y limitada en cuanto al tiempo.

“Por la Ley de Seguridad Interior nosotros consideramos que era necesaria, porque  había que dotar de un marco jurídico la labor de las fuerzas ramadas y además ponerle un plazo o límite de tiempo a su intervención, de tal suerte que las autoridades civiles puedan acelerar el paso en el reclutamiento y fortalecimiento de policías locales, pues de otro modo se han venido rezagando. Además, la presencia de las fuerzas armadas en las calles genera cierta comodidad”.