Ripley vive en Tamaulipas ¡caso laboral de 24 horas se lo atrasan 18 meses!

0
920

Por David Zárate Cruz

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La Junta Especial Número 37 de la Federal de Conciliación Arbitraje y (JFCA) se tardó más de un año y tres meses en resolver un incidente de competencia en un juicio laboral contra la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) con la excusa de tener altas cargas de trabajo, cuando debió emitirlo en 24 horas, por lo que mediante la sentencia 877/2017 el Poder Judicial Federal otorgó el amparo.

El Juez Sergio Santamaría Chamú, del Juzgado Decimoprimero de Distrito, determinó que al rendir su informe justificado la autoridad responsable manifestó que no ha dictado la resolución incidental de liquidación en el juicio de origen, en virtud del exceso de trabajo imperante en dicho tribunal. Sin embargo, tal circunstancia no está contemplada como excepción en algún dispositivo de la Ley Federal del Trabajo, por lo que debió hacerlo en 24 horas.

El 4 de mayo del 2017 una persona acudió ante el Poder Judicial Federal en esta capital para presentar demanda en contra de la Junta Especial Número 37 de la JFCA, por omisión de dictar la resolución del incidente de competencia dentro del juicio 46/2013, lo cual consideró como violatorio de la garantía de justicia rápida, iniciándose el juicio de amparo 877/2017.

El Juez señaló que, aun cuando el retraso u omisión se concreten respecto de etapas  previas o específicas, ello trasciende a todo el procedimiento o juicio, porque una vez que salió de sus cauces legales ya no podrá desarrollarse dentro de los plazos y términos  previstos, pues dada la necesaria conexión de los actos procesales, el que éstos se efectúen tardíamente o no se realicen desfasa el ámbito temporal en que los subsecuentes actos  deben desplegarse y, por tanto, los tiempos en que la controversia debe quedar resuelta.

El Juzgado emitió la sentencia otorgando el amparo para que la Junta Especial Número 37 de la JFCA dicte de inmediato la resolución incidental de competencia en el juicio laboral, debiendo destacarse que la autoridad laboral ya cumplió, pero quiso resolver el incidente un año y 6 meses después, cuando tenía 24 horas para hacerlo, siendo un grave y exagerado plazo.