¿Tú también Meade?

0
993

 Max Ávila

* El autor es Premio Nacional de Periodismo 2016.

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Hasta la hora en que se escribía esta columneja Luis Videgaray no aclaraba las acusaciones relacionadas con el presunto desvío de 250 millones de pesos hacia campañas del PRI en Chihuahua, Veracruz y Tamaulipas. Al parecer ello ocurrió cuando el actual canciller fungía como titular de la secretaría de Hacienda. El asunto es grave de toda gravedad e involucra también a Manlio Fabio Beltrones y a los ex gobernadores César y Javier Duarte, además de Egidio Torre Cantú. Usted dirá que dicha práctica es tan común y conocida que no significa novedad alguna y tiene razón porque forma parte de la corrupción que padecemos, solo que ahora tal señalamiento consta en las declaraciones judiciales de Jaime Herrera ex responsable de finanzas del gobierno chihuahuense y quien ahora se encuentra detenido por los mismos motivos por los que buscan a su jefe, sea por enriquecimiento a la sombra del poder. Lo cierto es que Luis Videgaray está bajo sospecha. En este sentido el columnista supone que será protegido hasta donde sea necesario por quien encabeza el régimen al cual pertenece, sin embargo a estas alturas del juego no podemos despreciar las presiones de los partidos contrarios al tricolor y sobre todo de la sociedad civil. Es de notar que el PAN ya demandó ante las autoridades respectivas lo que considera un delito por lo que el escándalo toma otras dimensiones con efectos hacia el PRI tamaulipeco, sus posibles candidatos y su dirigencia. Pero bueno, como diría el ranchero, “aquí como quiera nos ponemos de acuerdo”, lo lamentable es que el canciller es rostro y voz de la república en el exterior y eso sí que es bastante serio, digo porque al funcionario bien que le gusta aparecer en los foros más impredecibles hablando maravillas de la política socio-económica realizada por un gobierno que ya vemos, no es muy afecto a la transparencia.

¿NADA MÁS EN CHIHUAHUA?

De manera que en Chihuahua existe la presunción de que se desviaron 250 millones de pesos para campañas del PRI con anuencia de Hacienda, ¿y en el resto de los estados?. Bueno sería que en base a las declaraciones mencionadas pudiera destaparse la cloaca y repartir responsabilidades conforme a la ley pero es muy difícil, por no decir imposible cuando menos por lo que resta del sexenio. Oiga y ¿qué tal que en una de estas también le resultan culpas a José Antonio Meade?. Recordad que fue titular de Hacienda en los gobiernos de Calderón y Peña Nieto. Sea que sirvió a dos partidos diferentes y en tales circunstancias quizá no fue ajeno a prácticas reprobables en cualquier proceso electoral. A lo mejor le tocó “ayudar” a candidatos del PAN en el anterior sexenio. Quizá, tal vez, igual y si…uno nunca sabe. Por ahora lo que importa es que Videgaray sea llamado a cuentas y desde luego que los ex gobernadores en cuestión respondan con la claridad que exige la sociedad civil. De no ser así comprobaremos una vez más que las elecciones en México siguen siendo una farsa. ¡Ah, bruto!.

OFICIO DE TINIEBLAS

 Los últimos informes de la ONU precisan que ejercer el periodismo en México es asunto más de muerte que de vida. Esta indeseable referencia solo es compartida por Siria con la diferencia de que aquella nación permanece en guerra desde hace tiempo lo cual no sucede por estos andurriales. Al menos no en su proporción porque ya sabéis que por acá afrontamos otra clase de conflictos aunque con resultados semejantes. Hacer periodismo en México significa jugarse el pellejo (siempre y cuando se ejerza con vocación plena) con el agravante de que el oficio pasó a ser uno de los más carentes de credibilidad por el alto grado de servidumbre en que devino por razones fáciles de entender. Desde luego existen salvedades y honrosas excepciones, pero de que el periodismo está convertido en apéndice del poder, eso-que-ni-que. Y ni modo que sea invento…disculpas de antemano para los compas que se sientan aludidos. Lo cierto es que ejercer un periodismo autentico en México es renunciar a la paz y tranquilidad logradas al colocarse “del lado bueno de las instituciones”. Y como dicen por ahí, “que cada quien tome la parte que le corresponde”.

 SUCEDE QUE

 Hasta la oficina del líder de la XXX del SNTE Rigoberto Guevara Vázquez se debieron escuchar las quejas y protestas de cientos de maestros jubilados quienes para cobrar el mísero bono anual de dos mil pesos tuvieron que transitar por un verdadero calvario debido a injusto maltrato. No todo son declaraciones mi estimado Rigo…Por otra parte, ya es público que las dirigencias del PAN, PRD y MC se quisieron pasar de listas “al ignorar” la forma y manera en que habrían de elegir a su candidato presidencial. Ya veremos si en este caso el INE actúa con la drasticidad con que lo hace cuando MORENA comete alguna irregularidad por pequeña que sea…pelaos estos.

Y hasta la próxima.

Compartir
Artículo anteriorTomadura de pelo
Artículo siguienteLos cuetes