La epidemia que viene

0
673

Marco A. Vázquez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El ejercicio fue interesante, un Secretario en cada mesa con ocho o nueve periodistas cada una, la reunión era convocada por el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca con motivo de celebrar El Día del Periodista y el año nuevo.

“Aunque a veces la crítica es dura e infundada este será un gobierno que prefiere los excesos a coartar la libertad de expresión, cada Estado tiene la conciencia del tamaño y la calidad de su prensa, este será un Estado con la conciencia más amplia que ustedes puedan ver”, palabras más palabras menos habría dicho el ejecutivo en su mensaje.

De los Secretarios era más o menos previsible el comportamiento, unos aprovechando reflectores y utilizando bromas en destapes velados vísperas de la elección que viene, otros hablando de los proyectos, casi todos presumiendo la chamba que hacen ante los ojos de reporteros que evaluaban cada dicho.

Más que el desayuno la presencia de todos los Secretarios de Estado fue un festín para los reporteros, preguntas de todo tipo, criticas, reclamos a uno que otro que difícilmente se deja ver para difundir información, las más de las veces alentando a algunos de ellos a descubrirse como aspirante a un puesto de elección popular.

En una de las mesas la Secretaria de Salud, Gloria Molina, entró en una conversación que muchas veces parecía amistosa a no ser porque de vez en vez sacaba un acordeón para difundir datos precisos de algunos temas.

“Lo primero que se hizo fue una evaluación del comportamiento del área, cinco metas el año pasado, la que más se nos complicó fue la del abasto de medicamentos, ahora podemos presumir que hay todo y lo que no el derechohabiente tiene la posibilidad de exigir un vale por decreto del gobernador, para este año otros cinco objetivos nos hemos trazado sin descuidar los anteriores, prioritario maquinaria y equipo, la administración pasada no dejo nada porque nunca le dieron mantenimiento a las cosas”.

Y así se fue dando datos, prevención y adicciones, trabajo efectivo para prevenir enfermedades de contagio por vectores o mosquitos y etc, etc, etc.

“En realidad lo que nos preocupa es que los análisis nos dicen que los vectores causan problemas de manera cíclica, en el 2013 hubo más de seis mil casos de dengue, cinco años atrás ocurrió lo mismo, poquitas menos pero con cientos de muertes según los datos a la mano, cinco años antes también hubo mucho problemas, este año es de mucho riesgo en ese aspecto porque se cumple el ciclo de cinco años y es más alto porque han aparecido enfermedades como el zica, el chincongunya”.

No se queda callada, habla de que la gente, sobre todo de la clase pudiente o de clase media, son parte del problema porque en esos hogares difícilmente se deja entrar a los trabajadores de salud a evaluar riesgos, ya en promedio, afirma, en cuatro de cada diez hogares no se les deja hacer la chamba con todo y que se haga amplia difusión de que andarán inspeccionando.

Los números, en realidad, espantan, más por la posibilidad de que los análisis en materia de dengue se hagan realidad y se cumpla un ciclo más.

A este ritmo todo presagia que viene una epidemia en la que necesitamos informarnos, saber que las personas que ya han padecido dengue corren más riesgos porque pueden ser infectados y complicarse sus casos, descubrir que si en la casa evitamos tener sitios donde crezca el mosquito baja la posibilidad de sufrir enfermedades transmisibles por vector, entender que hasta en una ficha donde se acumule agua pueden nacer los zancudos que transmiten dengue, chincongunya, zica.

Hay posibilidades de evitar la epidemia, parecen sencillas, utilizar repelentes naturales, ingerir complejo B que además de ayudar en la salud a la hora de transpirarlo funciona como repelente, los pabellones también.

Le insisto, la reunión fue interesante, unos Secretarios hablaron de que hace falta el llamado del partido para decidir ser candidatos, otros dieron detalles que sorprenden, como el conocer que el complejo B puede ser un arma para defenderse de la epidemia que viene y que solo podremos evitar en la medida que tomemos conciencia que nosotros somos el problema, los mosquitos difícilmente vuelan de un hogar a otro, ¿qué significa?, pues que somos las personas las que acarreamos las enfermedades y luego ayudamos a su propagación al no prevenirnos o permitir concentrar cacharros y mugrero cerca de las casas.

@CENADeNegros1 le agradecerá un Me Gusta en su fanpage de facebook y que nos siga en la cuenta de twitter @gatovaliente, además le dejo el correo electrónico a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com