Meade, la extraña visita

0
1029

Max Ávila

* El autor es Premio Nacional de Periodismo 2016. 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Lejos del mundanal ruido con dos horas de retraso y casi en la clandestinidad, “el ciudadano” Meade se reunió este martes con varios cientos de priistas llegados de distintos puntos a la capital de Tamaulipas en un evento donde lo más espectacular fue la cantidad de fotos en las que se vio obligado a posar (por lo general con hembras), y el guardaespaldas que literalmente cubría con su enorme cuerpo al precandidato protegiéndolo de cualquier desagradable sorpresa.

Casi en la clandestinidad digo, como si el PRI se apenara de su presencia, como si no tuviera que ofrecerle más que la vergonzosa derrota que sigue calando hasta las entrañas porque el ex partidazo no ha sido capaz de enfrentar su desgracia con dignidad.

La de Meade fue una visita “de paso” en un ambiente adverso para su partido de adopción, que en realidad no dejó algo rescatable, ni siquiera la tibia alusión al pasado inmediato que abonara “el nocaut” político propiciado por el PAN hace más de un año.

Nada de nombres, nada de circunstancias, solo frases prefabricadas de exclusivo consumo para la menguada clase política del PRI que en primera fila asumían el precio del fracaso. Sonrientes solo aquellos siempre dispuestos a recoger los mendrugos del oportunismo.

¡Ah!, y los fríos abrazos entre Miguel González Salum, Baltazar Hinojosa Ochoa, Marco Antonio Bernal o Enrique Cárdenas del Avellano parecidos más a condolencias en las honras fúnebres de un partido en extinción.

Algo dijo “el ciudadano” Meade respecto del regreso triunfal del PRI en Tamaulipas y aunque muchos aplaudieron pocos lo creyeron al comprobar que los protagonistas de la derrota siguen influyendo para que la humillación persista…son nombres que van de boca en boca hasta completar el grueso expediente de la impunidad, expresión esta última personificada en algunos ausentes (y quizá en ciertos presentes), que quisieran huir de su conciencia.

A eso habrá que agregar que el precandidato tricolor no entusiasma y no porque no lo desee, simplemente es su carácter de tecnócrata que no le ayuda por más que conserve la sonrisa sin malicia y el aspecto bonachón del burócrata acostumbrado a disfrutar el sistema entre tinieblas. Ahí donde se fabrican los números que determinan el triste destino de las mayorías.

En perjuicio de los afanes del ex secretario de Hacienda están los “gasolinazos” y la persecución fiscal de la clase media, así como “el dejar hacer y dejar pasar” a favor de los empresarios y por supuesto el incesante golpeteo a la economía familiar, siguen siendo temas que mordisquean la duda electoral. Y ni modo que sea invento.

SIN “TORTAS” NO HAY PARAÍSO

El inmueble donde se realizó el evento de este martes es un galerón antiestético muy alejado de la ciudad sin más atractivo que la soledad donde está inmerso. Digamos que los organizadores encontraron el mejor escenario tal vez porque se trataba de que el hecho pasara inadvertido, salvo para quienes llegaron a bordo de una decena de autobuses que regresarían a sus lugares de origen con poco que contar.

Y es que en esta ocasión ni siquiera hubo la fiesta de tortas y refrescos que en el pasado tricolor bien que aligeraba el aburrimiento de la espera y el hambre inmisericorde cuando se trata de aplaudir sin saber a quién y echar “porras” sin saber por qué.

En síntesis y opinión del columnista, la visita Meade a la capital de Tamaulipas no tuvo más encanto que la curiosidad por comprobar que el PRI sigue tejiendo fino rumbo a una derrota que aunque anunciada no dejará de ser patética o macabra, que pa’l caso será lo mismo.

AMLO, ¿RESCATE DEL SNTE?

El sindicato magisterial es revolucionario de origen y aunque en los últimos años el dirigente Juan Díaz de la Torre lo contaminó con la traición a Elba Esther Gordillo y a sus propios compañeros no por ello perdió su esencia.

De ahí que exista temor oficial de que la mayoría de los maestros encuentren en MORENA la posibilidad de responder a los abusos, humillaciones y desprecios de que han sido objeto debido a la imposición de la reforma educativa y a otros caprichos gubernamentales muy cercanos a la discriminación.

Como sabéis entre el 12 y 14 de febrero se realizará en Vallarta el séptimo congreso del SNTE donde se habrá de elegir a la nueva dirigencia (en caso de que no repita Díaz de la Torre). Lo que podría ser el último golpe del sindicalismo “charro”.

El asunto se ha puesto de moda por la incorporación a MORENA tanto de Fernando González Sánchez como de René Fujiwara, yerno y nieto respectivamente de la Gordillo lo cual significa que doña Elba Esther también está dispuesta a rescatar la dignidad magisterial ahora al lado de AMLO.

Recordéis que el motivo de su encarcelamiento fue oponerse a la reforma y al perjuicio laboral contra sus compañeros.

Este objetivo está sobre cualquier crítica relativa a la presunta alianza de AMLO y Elba Esther, digo yo…

Y hasta la próxima.