Un regidor llama la atención a capitán de fragata: ‘la ropa sucia se lava en casa’

0
803

Por José Gregorio Aguilar

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- En torno a las denuncias públicas que el director de Tránsito Leoncio Ariel López Talamantes hizo contra el influyentismo y corrupción que imperan en la institución, el regidor Miguel Agustín Rodríguez Bueno le respondió que “la ropa sucia se debe lavar en casa”.

Más allá de validar o descalificar dichas declaraciones, el regidor reiteró que este tipo de asuntos primero tienen que ser ventilados en forma interna y no en público.

“Yo puse a disposición de los ciudadanos mi número telefónico y al menos yo no he recibido quejas del actuar de los agentes, solo las molestias o inconformidades por ser infraccionados por exceso de velocidad principalmente”, indicó.

De la denuncia pública hecha por el capitán de fragata, Leoncio Ariel López Talamantes, el presidente de la comisión de Seguridad Pública comentó que tiene la intención de reunirse con él para conocer a detalle las denuncias que hizo del dominio público.

“Quiero hablar con director para ver las causas por las que él se manejó de esta forma, y no es cuestión de ocultar si algo está mal, pero este tipo de situaciones antes de ser ventiladas a la luz pública debieron ser al interior de la presidencia, cabildo y mi comisión”, comentó.

Sobre la veracidad de las acusaciones del director de Tránsito, el regidor dijo que se tendría que abrir una investigación porque no se puede prejuzgar.

“A nadie nos gustaría que nos señalaran con el dedo si no hubiera algo de cierto”.

Sin embargo, admitió que efectivamente en Victoria persiste el influyentismo aunque afirmó que ésta es una práctica que se está erradicando.

“Siempre habrá un prietito en el arroz y en este caso no todos abusan de su posición económica o política, pero creo que estamos tomando conciencia  y si todos queremos vivir en paz y armonía, y me incluyo, debemos acatar las leyes y normas que rigen la convivencia sana”, apuntó.

Asimismo resaltó que ha dado toda la confianza a los ciudadanos para que aquellos que sientan que han sido afectados por actos de corrupción de parte de los agentes, puedan denunciarlo formalmente.