Canelo

0
305

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Me quedé pensando en las palabras que dijo el precandidato del PAN a la Presidencia Municipal de Reynosa, Jesús María Moreno Ibarra, Chuma: “¡A mí échenme al Canelo Álvarez!”
Ayer, tras mi vuelo vespertino me puse a revisar los portales noticiosos para conocer de cerca el proceso interno de votación por el que los panistas de Reynosa refrendaron su apoyo a Ricardo “Chiken Little” Anaya para la Presidencia de la República.
Por el rumbo de la Delegación Municipal se dejaron ver el propio Chuma, la alcaldesa Maki Ortiz, Gerardo Peña y otros destacados militantes de Acción Nacional.
Los más asediados por la prensa fueron, por supuesto, los aspirantes a la alcaldía.
Chuma, fiel a su estilo, dijo a los reporteros: “¡A mí échenme al Canelo Álvarez!”, frase que les hizo el día a los sufridos picateclas porque vi que todo mundo la replicó en sus respectivos espacios noticiosos.
Ahora bien, ¿qué quiso decir el aspirante panista a la Presidencia Municipal?
Se me ocurre primero la interpretación más obvia: Moreno Ibarra tiene confianza en su propia fortaleza, en su experiencia política y en su mánager. Sabe además que si su partido lo escoge como candidato, no tendrá enfrente competidores de peso pesado, con el suficiente punch para darle pelea.
Entonces la frase: “¡A mí échenme al Canelo Álvarez!” es como decir: “Los otros partidos tienen candidatos de peso mosca, aviéntenme a uno de peso completo”.
La otra interpretación, la literal, sería que Chuma considera ingresar al mundo boxístico por la puerta grande.
Pero si en realidad piensa incursionar en el deporte de los ojos de cotorra tendría que empezar primero por pelear con un costal de papas como Julio César Chávez Jr., o el Finito López y no desafiar de sopetón a un campeón del mundo como El Canelo o Pacquiao.
Es necesario también que tome en cuenta algunos rudimentos de ese viril deporte: El boxeo (del inglés boxing) es también llamado boxeo irlandés y es coloquialmente conocido como box.
Se trata de un deporte de combate entre dos contrincantes que luchan utilizando únicamente sus puños con guantes, golpeando a su adversario de la cintura para arriba, dentro de un cuadrilátero diseñado para tal fin.
La pelea se lleva a cabo en breves secuencias de lucha denominadas asaltos o rounds, de acuerdo a un reglamento que regula categorías de peso y duración de los encuentros.
Un réferi vigila de cerca los movimientos de cada contendiente, marca los golpes ilegales y los separa cuando considera prudente hacerlo.
En una forma más general, el boxeo o pugilismo se refiere a un amplio género de deportes entre dos adversarios, con diferentes reglas según su origen.
Existe el boxeo francés o savate, el boxeo chino o shaolín, el kick boxing, el karate o boxeo japonés y el muay thai, entre otros.
En cualquier caso, los pugilistas vencedores reciben grandes honores. En el boxeo profesional el título es el de campeón del mundo.
Los hay reales y ficticios.  En la película Rocky (Con Silvester Stallone, Talía Shire, Burt Young y Carl Weathers, Dirección de John G. Avildsen y Fotografía de James Crabe), Rocky Balboa empieza desde abajo, peleando con otros boxeadores amateur, hasta que el campeón de peso pesado, Apolo Creed, decide darle una oportunidad y lo invita a pelear con él.
En la vida real, sin embargo, es muy diferente. Tenemos el ejemplo de Julio César Chávez (nacido en Ciudad Obregón, Sonora, el 12 de julio de 1962), quien llegó al pináculo mundial de la fama al conseguir el campeonato en cuatro ocasiones en diferentes pesos: Superpluma, ligero, superligero y welter.
Su hijo, por el contrario, sólo ha hecho el ridículo con peleas arregladas.
Pero volvamos al proceso electoral interno del PAN.
El sábado anterior se llevó a cabo la ceremonia de pesaje… quiero decir, la entrega de los documentos para el registro como precandidatos ante el Comité Directivo Estatal.
Quienes dieron el peso… perdón, quienes se inscribieron fuero la actual alcaldesa, Maki Ortiz, Jesús María Moreno y Leonel Cantú Robles.
Ahora se aprestan a ponerse los guantes… a someterse a la decisión del comité calificador y de ahí saldrá el próximo campeón… digo, candidato del PAN a la Presidencia Municipal de Reynosa.
Y mientras tanto, los dejo con el refrán estilo Pegaso: “El encuentro boxístico cesa al suspenderse toda actividad hostil”. (La pelea no se acaba hasta que se acaba).