Corrupción

0
792

Jorge Bladimir Joch González

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Tal pareciera que los participantes en la lucha electoral por llegar a la presidencia de la república están empeñados en demostrar quienes  de ellos son los mas corruptos, y por eso la guerra de lodo desatada desde el inicio del proceso que culmina el primero de julio.

   Y esto naturalmente cansa y molesta al electorado porque espera planteamientos serios de los problemas torales del país y soluciones adecuadas y bien aterrizadas, y no solo ocurrencias o promesas que los mismos candidatos están ciertos de que no podrán cumplir.

   En la lucha por demostrar quien es mas corrupto no solo entran los representantes de los partidos políticos, sino también los que optaron por la vía independiente a quienes se les ha señalado por falsificar o robar firmas.

   Las campañas formales todavía no inician y ojalá los que piensan en el primer sitial político del país entiendan que la ciudadanía está cansada de pleitos, reyertas y chismes, y que  quiere oír las posibles soluciones a los problemas que aquejan a los mexicanos para tomar la decisión del voto.

   Para que no quede duda de que Luis Videgaray “manda galleta” en lo que concierne al candidato presidencial tricolor José Antonio Meade, fue incorporado a su equipo de trabajo (que no de gobierno como lo hace el “Peje”) el tamaulipeco Baltasar Hinojosa Ochoa, que perdiera en las urnas la gubernatura del estado.

   “Balta” será coordinador de estrategia para el campo según el nombramiento que se le dio, mientras Aurelio Nuño será el coordinador general de la campaña, Eruviel Ávila el Sub- Coordinador General, Vanessa Rubio Márquez, coordinadora de la oficina del candidato, y José Ramón Martel, coordinador de asesoría política.

   Sin embargo el impacto que el equipo de Meade ha tenido en la ciudadanía no ha sido de lo mejor, y no son pocos los  que opinan que falta ahí la sapiencia política de las “vacas sagradas” tricolores de antaño que tan buenos resultados dieron en las competencias electorales.

   Por cierto el canciller Luis Videgaray dejó claro que no entiende a la burocracia de la Casa Blanca de Estados Unidos, y por eso seguirá pendiente esa entrevista que buscó  del Presidente Enrique Peña Nieto y Donald Trump, a la que se le podía haber “sacado jugo” políticamente aquí.

   La teleserie que quieren hacer sobre la vida del líder petrolero Joaquín Hernández Galicia mejor conocido como “La Quina” debe ser de calidad y apegada a la realidad, y sin duda tiene razón en ello su hijo el diputado local y ex alcalde de Madero Joaquín Hernández Correa.

   Porque con todo lo que quiera decirse sobre “La Quina” nadie puede negar que fue un líder social que participó durante varias décadas en la vida social, política y económica de Tamaulipas y del país.

   Los que dicen que Napoleón Gómez Urrutia es un perseguido político y no un delincuente y que por eso el gobierno de Canadá lo tiene desde hace varios años allá con todas atenciones, deberán saber también que las explotaciones mineras en nuestro país corresponden en un 80 por ciento a empresas canadienses a las que “Napito” les hizo muchos favores como dirigente del sindicato minero del que todavía se ostenta.

bladijoch@hotmail.com