La cuaresma no es un período para comer mariscos: obispo de Ciudad Victoria

0
648

Por José Gregorio Aguilar

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El Obispo Antonio González Sánchez  afirmó que la cuaresma que inicia este miércoles con la imposición de la ceniza no es un tiempo para comer marisco sino un periodo de reflexión, oración y para pedir perdón a Dios.

“La cuaresma no es tiempo para comer mariscos sino para volver a  Dios de todo corazón. Vuelvan al Señor Dios porque es compasivo y misericordioso”, citó el Obispo durante la misa que ofreció este mediodía en la iglesia del Buen Pastor, en alusión a las palabras del profeta Joel en la Biblia.

Explicó que la ceniza que se coloca a  las personas en la cabeza, es un acto litúrgico en el que quienes la reciben  asumen el solemne compromiso de cambiar y de corregir el camino equivocado

“Como cuando vamos por una carretera o camino equivocado y al darnos cuenta que vamos mal, retrocedemos y retomamos el camino correcto; así debe ser nuestra vida”, expuso.

Dijo que un verdadero sacrificio sería que los católicos se propusieran dejar de criticar y juzgar al prójimo y no tanto dejar de comer carne

En la homilía que ofreció previo a la imposición de la ceniza, el dirigente católico en la zona centro de Tamaulipas fue reiterativo al decir que la cuaresma debe ser útil a las personas para volver a Dios y apartarse del mal camino, porque volver a Dios es la conversión, es reconocer que se está en el camino correcto.

Las cenizas se elaboran a partir de la quema de los ramos del Domingo de Ramos del año anterior y son bendecidas y colocadas sobre la cabeza de los fieles como signo de la caducidad de la condición humana.

Durante ese acto litúrgico que se lleva a cabo cada año en todas las iglesias católicas, el sacerdote menciona: “acuérdate que de polvo eres y al polvo volverás”, con lo que recuerda la caducidad y fragilidad de la vida humana en la que la muerte es un destino inevitable.

En cada una de las parroquias se invitó a los feligreses católicos a conocer el significado de la cuaresma y llevarlo a cabo, como una señal de que  es el tiempo de cambiar y perdonar al prójimo a fin de llegar confirmados espiritualmente a la Semana Santa que es la Pasión y Muerte de Jesucristo.

Compartir
Artículo anteriorDestino fatal
Artículo siguienteDe mal en peor