Más espías que periodistas

0
806

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Andan “recio” los enviados de Morena a Tamaulipas. Comenzaron andanadas de críticas en contra de sus adversarios panistas, que incluyen demandas ante la FEPADE (delitos electorales).

El diputado Renato Molina Arias y Ricardo Monreal Ávila, en conferencia de prensa, detallaron que, según las últimas encuestas que ellos tienen, su “gallo” Andrés López Obrador tiene en Tamaulipas  una ventaja de tres puntos (23.6 a 20.4 por ciento) sobre su más cercano contrincante, Ricardo Anaya.

A José Antonio Meade, el “ciudadano tricolor”  ni lo pelaron.

Denunciaron que a los panistas y perredistas les gusta heredar los cargos públicos. Casos concretos los del Gobernador Miguel Ángel Yunes, en Veracruz, que hizo nominar a su hijo como candidato a sucederlo, y el de Rafael Moreno Valle, en Puebla, cuya esposa será Gobernadora.

El PRD no se queda atrás porque en Morelos Graco Ramírez ya tiene encaminado a uno de sus hijos en la sucesión.

Omitieron mencionar que, en Coahuila, los hermanitos Moreira se heredaron el poder en el gobierno estatal.

Les faltó tiempo a Molina y Monreal porque saben bien que en varios municipios cuerudos habrá sucesión entre familiares y cónyuges.

Total que, esta de Morena, fue una conferencia de prensa accidentada en que grupos del mismo partido recibieron con rechiflas y expresiones de ratero al señor Molina, enlace de las actividades de AMLO en Tamaulipas con el comité nacional de campaña.

Aun cuando se trataba de una reunión con la prensa, dejaron entrar al espacio (los jardines de la casa que ocupa el CDE) a militantes que asistían a protestar por la imposición de precandidatos.

Don Ricardo Monreal venía de turista. Seguramente es la primera vez que visita ciudad Victoria.

Los antecedentes nos dicen que es un “chapulín” muy experimentado. Ha sido tres veces diputado federal, dos de ellas por el PRI, y la última en una mezcla entre Movimiento Ciudadano, PRD y Partido del Trabajo. Estuvo bailoteando entre los tres. Hizo piruetas en tres pencos a la vez.

También fue senador y últimamente delegado en Cuauhtémoc (ahora Cdmx) por el partido pejista.

Dijo a los reporteros que aspiró a regente de la capital pero ahora está tranquilo, que lo más importante es que gane López y de ahí todo resto.

Lo que no dijo es que lo «arreglaron» con la promesa de que será otra vez Senador o secretario de estado. Dejó ir la secretaría de Gobernación, que ya entregó AMLO a una mujer.

De verdad que es un estuche de monerías el pela’o.

Fue una rueda de prensa en que -como lo mencionó un colega-, hubo más espías que periodistas.

Más tarde el ex Gobernador de Zacatecas sostendría entrevistas con los inconformes, para regresar de inmediato a la gran capital. Tiene que estar en las jornadas de fin de semana en que se definirán senadurías, diputaciones y el protocolo para hacer candidato oficial a López Obrador.

Los priístas también con su guateque, pero este en la Universidad Lasalle, en el gimnasio que les ha gustado rentar. Nombraron a  sus candidatos al Senado y diputaciones federales.

Fue un consejo político desangelado, con escasa gente. Igual, asistieron más espías que periodistas.

Algo para llorar si se recuerdan los mejores tiempos del ex partidazo.

La ceremonia de ungimiento duró una hora, de 12:10 a 13:09 horas.

Primero tomó el micrófono el jefe estatal «Checo» Guajardo para lanzar su dosis de crítica a las oposiciones, los panistas por delante; luego Yahleel Abdala se aventó otros 12 minutos de demagogia. Siguió Alejandra Cárdenas Castillejos, candidata a diputada por el V distrito, Victoria.

Cuando a las 12:47 comenzó su cantaleta Alejandro Guevara Cobos, la gente acarreada desde las colonias urbanas de Victoria comenzó a abandonar el recinto. Llegó un momento en que había más «delegados» abordando micros y autobuses que adentro (rentaron por lo menos 20 autobuses que vinieron de diversos municipios).

A la hora de la aclamación, fue una minoría de asambleístas los que dieron el sí para nombrar a los candidatos.

En primera fila se sentaron los diputados federales Miguel González Salum y Edgardo Melhem Salinas, pero no los mencionaron aquellos que tomaron el micrófono, o Jaime Helio Quintero, que es el jefe de la Comisión de Elecciones.

Nadie hizo caso a los diputados locales comandados por Alejandro Etiene Llano y Rafael González Benavides. Falta de atención.

El resultado final fue una miniconvención de delegados del otrora poderoso PRI. La militancia está perdiendo su cariño al partido. Prueba es la ausencia de las «vacas sagradas» que han vivido de las chambas que les dio el partido.

Para el fin de semana, si es que cumplen con la convocatoria, todo el Consejo Político Estatal deberá trasladarse a la ciudad de México para nombrar como candidato a Pepe Toño Meade. Como allá estará el candidato, andarán los vividores del tricolor buscando reflectores. Así es la condición humana.

Si de gente malagradecida se trata, ya de plano se descaró la ex diputada Erika Crespo Castillo, entonces de las siglas del PAN, para trabajar ahora -porque así conviene a su cartera- por Don Peje López Obrador.

Anda en el tren de Elba Esther Gordillo Morales y su familia, tratando de revivir el cacicazgo que les quitó Enrique Peña Nieto por oponerse a la reforma educativa. Si gana López, volverán al SNTE con todos los privilegios que eso implica.

Doña Erika y otros representantes del departamento de «aviación» de la SET, manejan lo que se llama Redes Sociales Progresistas. Esperan quitarle clientela al PANAL y al SNTE para llevarlos a la causa de López.

Mientras tanto el secretario de la sección 30, Rigoberto Guevara Vázquez, no anda en la grilla sino preocupado porque Héctor Escobar pague a los profes adeudos que tiene con ellos desde hace más de un año. En el caso se encuentran hasta 500 mentores.

Como se había anticipado  en estas líneas, Miguel Ángel Chávez García será el nuevo titular del Instituto Electoral de Tamaulipas. Acertada la decisión del INE. Es el secretario general, conoce, está inmerso en el proceso en marcha. No se podía cambiar de caballo a mitad del río ¿Cierto?.

Que pase usted un feliz fin de semana.