Medios

0
834

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.-  Estaba yo sentado en mi mullido cumulonimbus, disfrutando de las ocurrencias de Daniel Ponzoño y Paty Chupón, en el programa Veneneando de Tele Aztuerca, cuando vino a mi mente una reflexión en relación con la metamorfosis que de unos años a la fecha han experimentado los medios de comunicación.
Para empezar, las revistas impresas ya desaparecieron, y los periódicos tipo sábana son una especie en peligro de extinción.
Los dos matutinos locales, El Mañoso y La Transa, y los dos vespertinos, La Tardeada y El Solito, cada vez venden menos ejemplares, y han preferido mudar a sus respectivas versiones electrónicas.
Hace ya varios ayeres que empezaron aquí a funcionar algunos portales noticiosos.  El pionero en esta nueva modalidad fue En Línea Directa, que fundó mi amigo Arturo Solís Gómez.
Luego vino Metronoticias, luego otra, y otra, y otra página, hasta invadir completamente la red con este tipo de pequeñas empresas familiares que ahora dan de comer a muchas bocas.
Queda atrás la mezquindad de los medios tradicionales y la Internet ha democratizado la sufrida tarea de informar.
Ahora, con las redes sociales, cualquier persona puede desempeñar el papel de periodista y, mediante un blog creado por él o ella misma, lanzar al mundo su forma de pensar, sus pasatiempos, sus intereses y todo lo demás.
Apenas ayer, platicando con otro buen amigo, Paco Rojas, hacíamos una especie de convenio de facto para que él pudiera publicar en su portal, ReynosaNews.com, lo que considere interesante de lo que yo publique en mi espacio, ReynosaPost.com, y viceversa.
Y aquí es donde empecé la reflexión.
Reynosa, al igual que Nueva York, ya tiene un News y un Post. Recordemos que La Gran Manzana es sede de dos de los más influyentes periódicos del mundo, el New York Times y el Washington Post (Nota de la Redacción: ¡Eit, Pegaso! El Washington Post es de Washington, no de Nueva York).
Bueno, el hecho es que Reynosa se parece mucho a NY.
Tenemos por ejemplo, unas torres gemelas, las de la iglesia de Guadalupe, y además, aquí también juegan Los Yanquis.
Sí. Cada que matan a un líder de la delincuencia organizada resulta que es gringo, yanqui.
En fin. El mundo de los medios de comunicación evoluciona, y eso me recuerda que ayer, en medio de una controversia, se realizó la Asamblea Electoral de la Unión de Periodistas Democráticos, donde resultó electo el conocido locutor, El Caballero de la Noticia, Jaime Aguirre Treviño.
Juntó como a veinte compañeros…, bueno, menos, como a treinta y seis. Ojalá que sea para bien y que esos mismos 36 integrantes acudan a las reuniones a las que seguramente los convocará Jaime a partir de ahora.
Otra noticia relacionada con los medios que también me causó harto contento fue la designación de mi cuatacha Yenni Gandiaga al frente de la Dirección de Comunicación Social del Municipio.
Si otra cosa no ocurre, este día la alcaldesa Maki Ortiz Domínguez le estará entregando el nombramiento a la chaparrita y aguerrida reportera.
Enhorabuena.
Los dejo con el refrán estilo Pegaso: «Poseo un aspecto similar al del fruto de la planta Capsicum sculentum; pungente, más agradable al paladar». (Yo soy como el chile verde, picante pero sabroso).

Compartir
Artículo anteriorLa joya maldita
Artículo siguienteSolo para cumplir