Maestros de Río Bravo, Tamaulipas también se plantan en la SEP en reclamo de su pago

0
362

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Un grupo de alrededor de quince maestros que trabajan en la Escuela Secundaria Técnica 92 “Rodolfo Torre Cantú” del municipio de Río Bravo acudió a la Secretaría de Educación de Tamaulipas (SET) a reclamar el pago de sus sueldos.

Aunque el monto que se debe a cada uno de los docentes afectados es variable, ya que a algunos se les adeuda hasta un año o más, los educadores comparten la misma historia de injusticia, desánimo y decepción porque argumentan que no han dejado de trabajar a pesar de que no han  visto ni un solo peso de su sueldo ya devengado.

Karla María Monterrubio, maestra de matemáticas de la citada secundaria,  afirmo que la SET no le ha pagado  desde agosto del 2016.

La docente, al igual que sus compañeros, narraron la serie de peripecias que han tenido que sortear para pagar sus gastos, alimentación y transporte durante todo el tiempo que no han cobrado su remuneración económica, y la mayoría de los afectados, además del apoyo de sus familias, han tenido que pedir préstamos para sobrevivir y ahora están endeudados.

No obstante, Karla María Monterrubio comentó que no haría señalamientos en contra de ningún funcionario o departamento de la SET: “no vengo a poner el dedo o a quemar  a nadie, únicamente venimos a que se nos solucione este problema. Yo creo que todos están trabajando, pero algo está fallando”.

Y agregó: “no sé qué más tengamos que hacer, si ya hemos hecho todo lo conducente, solo falta que nos manifestemos enfrente del gobernador del Estado”.

Ella, al igual que la mayoría de los docentes afectados, ya han viajado varias veces a la capital de Tamaulipas y siempre se han regresado sin la respuesta que esperan, por lo que en esta ocasión confían en que la situación sea diferente.

“A pesar de que no nos están pagando nosotros seguimos trabajando y cumpliendo con la jornada, ahorita tenemos permiso de nuestro director porque sabe nuestro problema, y los padres de familia también lo saben y ellos nos desean lo mejor y nos dan sus bendiciones”, concluyó.

Compartir
Artículo anteriorPecado capital
Artículo siguienteMagda a la Frank