Sketch VIII

0
825

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Se escucha una música gótica y el sonido de campanas. El Lonje Moco jala una cuerda y luego se dirige a la cámara de televisión:
-Lonje Moco: ¡Ja, ja, jaaaaa! ¿Qué tal? Los saluda el Lonje Moco (lanzando una sustancia verde y viscosa hacia la pantalla, donde se dibuja el nombre del personaje). Ya me salieron ampollas… y un pelo por estar jalando todo el día la reata. Es algo que me pasa desde que era joven. Un día mi tía Tencha me regañó porque me encontró jalando la reata… ¡Fue horribleeeee, horribleeee! Hoy les voy a contar una historia que nadie sabe, nadie supo. Se trata de una historia macabrona llena de intriga, traición y aven… aven…
-La Gárgola: ¡De aventura, es una historia llena de traición y aventura!
-Lonje Moco: ¡Noooo! Llena de avena, porque al personaje de la historia le había recetado el doctor que tomara su avenita caliente para el dolor de panza que traía. ¡Fue horribleeee! Como les iba diciendo, Jaime Rodríguez «El Bronco» quería ser candidato independiente a la Presidencia de la República. Durante varios meses se dedicó a recorrer el país en busca de… en busca de…
-La Gárgola: ¡En busca de firmas! Andaba buscando firmas para obtener el registro ante el INE.
-Lonje Moco: ¡Noooo! Recorría el país en busca de su mamá, porque quería que le diera su bendición antes de subirse a su caballo. La gente empezó a darle su apoyo porque creía… porque creía…
-La Gárgola: Porque creía en su proyecto político. La gente creía en su proyecto político…
-Lonje Moco: ¡Noooo! La gente creía que les iba a dar un billete por cada firma, pero luego, cuando se dieron cuenta que no le bailaba un quinto en la bolsa empezaron a negarle su apoyo. ¡Fue horribleeee, horribleee! Entonces, «El Bronco» empezó a falsificar firmas y más firmas. Hasta la credencial de su abuelita que se murió durante la Revolución entregó al INE.  Pero los consejeros le negaron el… le negaron el…
-La Gárgola: Le negaron el registro. Los consejeros del INE le negaron el registro.
-Lonje Moco: ¡Noooo! Le negaron el saludo porque hasta la firma de ellos había falsificado. ¡Ja, ja, jaaaaa! Pero no crean que la cosa paró ahí. Cuando lo descubrieron hizo un… hizo un…
-La Gárgola: «El Bronco» hizo un berrinche.
-Lonje Moco: ¡Nooo! Hizo un pancho porque luego se fue al Tribunal Electoral y les dio un buen billete para que fallaran a su favor. Después de eso empezó su campaña tratando de subir en las encuestas, pero El Peje y Anaya le llevaban mucha ventaja. El hecho es que se agarró a los dimes y diretes con El Peje para ganar votos, pero todo mundo empezó… todo mundo empezó…
-La Gárgola: ¡A criticarlo! Todo mundo empezó a criticarlo.
-Lonje Moco: ¡Noooo! Todo mundo empezó a ver su novela favorita porque las campañas no levantaban. ¡Fue horribleeeee, horribleeeee! Se despide su amigo El Lonje Moco. (Extrayendo más de la sustancia verde y viscosa de su nariz y arrojándola sobre la pantalla).

Compartir
Artículo anteriorModa
Artículo siguientePRI, ‘ni pa’l repechaje’