Encampañados

0
152

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Andaba yo como prenda íntima de mujer galante, de arriba para abajo y de abajo para arriba, volando de aquí para allá y de allá para acullá, tratando de cubrir la mayor cantidad posible de actividades candidatiles, porque resulta que ayer arrancaron las campañas para alcaldes y todos andábamos hechos madre para ver qué decían el uno del otro y el otro del uno. (Nota de la Redacción: Así viene en el original que envió Pegaso).
Lo que se vio fue lo que ya se esperaba: Los primeros rounds de tanteo, los dimes y diretes, las pataditas y patadotas por debajo de la mesa…
Ya encampañados y encampañadas, los candidatos y candidatas a la Presidencia Municipal darán otro sabor a las campañas políticas.
Hasta ahora los aspirantes y aspirantas a diputaciones federales y federalas, así como a senadores y senadoras, ni siquiera han levantado polvo y polva.
El índice de participación de la ciudadanía había sido muy bajo en la primera fase de la actividad campañil, donde los abanderados de los distintos partidos políticos se habían limitado a hacer recorridos por diversos sectores de Reynosa y de Tamaulipas en busca del voto ciudadano.
Con la entrada de los candidatos a alcalde, esto podría ponerse bueno, puesto que tradicionalmente se menciona que las elecciones presidenciales son “calientes”, en contraste con las frías de diputados y senadores.
¡Ahhh, cómo recuerdo aquellas señoras campañas de antes! Las calles relucían de pendones, colguijes, pancartas y pintas.
Al terminar cada campaña, parecía que la ciudad quedaba llena de confetti de todos los colores habidos y por haber.
Todavía en la década de los noventa, un emergente Partido Acción Nacional surgía como verdadera fuerza de oposición, con figuras como Arnoldo Gárate Chapa, Juan Huesca Pérez, Mario Chapa Teniente y Eduardo Navarrete Cantú.
En contraparte, la maquinaria priísta exhibía toda su fuerza para sacar adelante los proyectos políticos de Miguel Valdez Revilla, Romeo Flores Leal y Efraín Martínez Rendón.
En ese entonces el partido de oposición fuerte era el PARM, con Reynaldo López Olivares, Jesús Miguel Traviño Rábago, Estanislao Pérez Hernández, Horacio Treviño Valdez y Ramón Pérez García, quien ganó la Presidencia Municipal y es fecha que aún se le recuerda como uno de los mejores alcaldes que ha tenido Reynosa.
Hoy, sin embargo, la ley electoral ha cambiado las reglas del juego en busca de equilibrar la balanza.
Pese a ello, los partidos dominantes siguen acaparando el 99.9999999% de las prerrogativas destinadas a las campañas políticas, por tal motivo el chiquitiaje ha decidido irse en coalición con ellos, o hacer minicampañas sólo para tener presencia ante el electorado.
Y ni qué decir de los candidatos independientes, a quienes sólo les dieron para comprar unos chicles y una botellita de agua.
En fin. Los siguientes cuarenta y cinco días serán muy intensos, porque existe la amenaza latente de una judicialización del proceso electoral.
¡Venga el refrán estilo Pegaso!: “Este es el momento indicado, fruto del arbusto Capsicum de pigmentación verdosa, en que aportarás tu gusto característico a la infusión”. (Ahora es cuando, chile verde, le has de dar sabor al caldo).