Canicas

0
224

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Estaban jugando a las canicas los niños Ricardito, Andresito, Toñito, Jaimito y Margarita.
Ricardito y Toñito traían la bolsa llena, Andresito a la mitad, mientras que Jaimito y Margarita apenas tenían dos o tres.
Alrededor de ellos estaban otros párvulos: Carlitos, Dieguito, Enriquito y muchos más que les echaban porras.
A mitad del juego, las canicas de Margarita se acabaron y muy enmuinada tuvo que salir del juego.
Mientras tanto, Jaimito seguía jugando, haciendo malabares para que los demás no le dieran gane con sus “agüitas” y amenazaba con mochar la mano de quienes se las robaran.
Andresito, que tenía ya mucha experiencia en el juego, sacaba buena ventaja y pronto alcanzaba a llenar su morralito, mientras que Ricardito y Toñito cada vez tenían menos canicas.
Alguien propuso entonces que uno de ellos dos dejara el juego y regalara sus canicas al otro para tener la oportunidad de ganarle al enrachado Andresito, pero su infantil egoísmo se los impedía.
Por el contrario, Toñito, apoyado por Enriquito y compañía acusaban a Ricardito de robarse algunas canicas de las que estaban en el hoyo.
Ricardito se defendía como gato boca arriba. Juraba y perjuraba que él no había tomado las canicas, pero no decía dónde estaban, y hasta sus mismos compañeritos que antes le echaban porras empezaban a sospechar que padecía una especie de cleptomanía.
“Tal vez lo hizo sin mala intención”, decía Dieguito, pero ni él se la creía.
Para quitarse de encima las sospechas, Ricardito señalaba a Enriquito como ratero y de decía que lo iba a acusar con su papá cuando ganara y tuviera en sus manitas todas las canicas.
Casi para finalizar el juego, Andresito tenía repleta la bolsa, mientras que Ricardito y Toñito se habían liado a golpes, y Jaimito se retiraba a su casa llorando, pataleando y haciendo berrinche.
La escena pudo ocurrir en cualquier patio, de cualquier vecindad, de cualquier ciudad, de cualquier estado y de cualquier país del mundo.
Un ejemplo de que aún el más inocente juego de canicas puede tornarse complicado.