Las lágrimas que siguen

0
570

Felipe Martínez Chávez

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Ya le vemos más emoción a las campañas. Los fuertes calorones suben el ánimo. Sabemos que los candidatos prácticamente no duermen, le están  echando toda la carne al asador.

La tarde se acerca y, al final, tendrá que haber lágrimas. Es muy incómodo ver llorar a un político, pero se dará. No todos los candidatos van a ganar, alguien tiene que perder.

Caerán en la derrota desde aspirantes a la presidencia, senadores, diputados federales y alcaldes. El electorado, ya sea por libre decisión, por una despensa, materiales para construcción o un almuerzo, decidirá quién gana y quién pierde.

De las diez fórmulas para el senado tendrán que llegar dos y un tercero (o tercera) por la primera minoría. Los demás a morder polvo.

Igual con los diputados. De 46 candidatos registrados, 37 van  rumbo a la derrota. Nueve llegarán a la nómina del Congreso.

Sabemos que el IETAM avaló el registro de 184 planillas para ayuntamientos. Ya quedan dos menos porque renunciaron y, a la fecha de escribir estas líneas no se sabe si las bajas son mayores. El hecho es que solo hay 43 ayuntamientos. Los demás  van a perder.

Debe ser una emoción muy fuerte perder después de una desgastante campaña  que ha costado sudor, suela de los huaraches y dinero. Por eso el de la pluma sugiere al árbitro, en este caso el IETAM, que instale cuanto antes un departamento de psicología para tratar a los derrotados. No queremos ver colgados al amanecer del 2 de julio.

Cuando la época del partido único, el PRI, debe haber sido desesperante y traumático por ejemplo para Don Valentín Holguera Khors, haber perdido la presidencia de Tampico frente a Fernando «El Pich» San Pedro Salem, en 1971.

Fue la primera derrota que enfrentó el tricolor en su historia de éxitos en Tamaulipas. Holguera no se volvió a meter en política. Es el padre de la actual candidata a la diputación por el VIII distrito por el mismo partido, Elvia Holguera Altamirano.

La siguiente dolorosa derrota la sufrió Doña Laura Fernández de Alarcón, en Valle Hermoso, en 1983. El PAN se salió con su primera victoria en Tamaulipas. Ganó sin proponérselo un Vidal Blanco Espinoza.

Otra famosa derrota es la que lloró Homar «El Jumento» Zamorano Ayala en 1995, en Matamoros. Como dedo chiquito del sombrerudo Manuel Cavazos Lerma, no se la esperaba. Menos pensaba ganar Ramón Antonio Sampayo, postulado por Acción Nacional.

Hay gente que no asimila las derrotas y reacciona con violencia. Es muy conocida la frase del ex alcalde jaibo Diego Alonso Hinojosa Aguerrevere cuando, después de su trienio (1996-98), perdió  su partido.

-El que vota por el PRI es que le gusta comer mierda.

Tres años antes Hinojosa le había ganado a Álvaro Garza Cantú, uno de los fuertes pilares tricolores del puerto.

 

Sin embargo Diego no pudo dejar como sucesor a Sergio Meza López, en 1998, y fue cuando se le soltó la lengua. Los derrotó Francisco Rábago Castillo.

Así pues, la sugerencia está hecha. El órgano electoral debe brindar asesoría psicológica a los derrotados, para que no arrastren las consecuencias durante el resto de sus días.

Perder una elección, para los dirigentes partidistas, debe ser terriblemente frustrante. Más para los candidatos que ya se sienten en el poder. Cabe preguntar ¿de quién serán las lágrimas que siguen?.

Por otro lado, pierda o gane el PRI en Tamaulipas, de los altos mandos está anunciada una limpia general o purga de los mandos  estatales. En el CEN creen que se han dado traiciones y complicidades con el enemigo. Esto incluye despedir de Sergio Guajardo Maldonado pa’bajo.

Si «Checo» no está implicado, por ser un  hombre honesto y derecho, por lo menos ha sido tolerante con las traiciones. Ha sido omiso. Debió haber previsto que los escurrimientos se venían porque así es la condición humana. Debió actuar.

Se sabe que desde el CEN administran los recursos para el estatal. La lana no la sueltan, vienen  y pagan y se van. Digamos que hay un delegado financiero.

No es una gran noticia. Es lógico que, después de una derrota -o victoria-, los jerarcas se pongan a disposición, obedeciendo a las nuevas corrientes que se van formando. Aquellos candidatos que ganen limpiamente  llevarán mano en el escenario.

El PRI Tamaulipas está de luto tras el asesinato de uno de sus más brillantes militantes, Juan José Camorlinga Guerra, acaecido en Matamoros, perteneciente al sector campesino. El viernes anterior, en señal de luto y de protesta, sus candidatos suspendieron campañas.

Para despedir a su compañero, en aquella esquina de la entidad se reunió lo más granado de la militancia, diputados federales, candidatos y  el CDE en  pleno.

Mientras tanto el candidato presidencial de PAN, PRD y MC, Ricardo Anaya Cortés, suspendió gira que tenía agendada por Ciudad Victoria ¿Los motivos? Son de entender pero oficialmente el comité estatal no lo explicó. Ha suspendido eventos en otras partes del país por falta de quórum.

Decíamos que las campañas han subido de calor, en parte por las temperaturas cercanas a los 40 grados que registra la región

El aspirante tricolor al senado, Alejandro Guevara Cobos, se dio una vuelta para la región del altiplano. Acompañó a eventos a la candidata en Miquihuana, Erika Rodríguez, y cuerpeó al de Jaumave, Manuel Báez. En la víspera se había dejado ver por Soto la Marina.

El coordinador de Meade en Tamaulipas, Edgardo Melhem Salinas  estuvo en Aldama donde el candidato del PRI a la reelección es su amigo Faisal Smer.

En ciudad Victoria, Xicoténcatl González Uresti, de la alianza panista, hizo eventos acompañado del candidato a diputado Mario Ramos Tamez, partiendo en bicicleta del ocho boulevard. El domingo asistió a eventos de la iglesia cristiana Palabra de Vida.

Por su parte el candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, Eduardo Gattas Báez, se dio la vuelta por los Caballeros: Congregación, Alianza, Alto y Estación Caballeros, en el medio rural de Victoria.

Oscar Almaraz Smer, del PRI, sostuvo diálogo con deportistas de 46 disciplinas y cerró el día con proselitismo en las colonias Ampliación Industrial y Colinas del Valle.