Apelativos

0
72

Por Pegaso

Reynosa, Tamaulipas.- Luego de mis ejercicios aeróbicos de vuelo libre, me puse a hojear las páginas electrónicas para ver y comentar en este cotorro espacio las noticias más fresquecitas de la jornada.
Una de ellas es la guerra de apelativos. Un apelativo es un nombre que se da a una persona en vez del suyo propio y que, generalmente, hace referencia a algún defecto, cualidad o característica particular que lo distingue.
Y ahí tenemos que el día de ayer el famoso periódico The Washington Post dio a conocer un comentario que hizo un ex colaborador del ex presidente gringo Barack Obama quien dice que el actual mandatario norteamericano llama “Juan Trump” al electo Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.
Yo le sugeriría al flamante próximo mandatario mexicano, a quien todos llamamos de cariño “Peje” o “AMLO”, corresponda a la atención con alguno de los chispeantes apelativos con los que gusta tildar a sus oponentes, como aquel famoso de Ricky Rickín Canayín que le endilgó a Ricardo Canaya.
No sugiero que el nuevo sobrenombre de Trump sea el de Trompo Trompín Trompetín, como sugirió alguien en las redes sociales, porque eso ya está muy choteado.
En vista de que “Juan Trump” tiene más visos de racismo y condescendencia, El Peje debe corresponderle con algo similar, pero adaptado a la idiosincracia de aquel país.
Por ejemplo, le quedaría que ni pintado el nombrecito de “Jack Obrador”.
De esa manera, cuando se trate de hacer comentarios en privado y entre gente muy de su confianza, AMLO podría preguntarles algo así por el estilo: “Oigan, amigoj, ¿creen que jería nejejario invitar a “Jack Obrador” a loj Pinoj?”
Obviamente, el comentario de The Whasington Post es en el sentido de que el Presidente de Estados Unidos ve en López Obrador una versión mexicana de sí mismo: Populista y antistablishment (anticonservador).
Pero el tema de los apodos es pecata minuta.
Veremos en los primeros días y meses cuál va a ser la verdadera relación entre el nuevo Gobierno mexicano y la potencia más grande del mundo que, por desgracia, está aquí, cerquita de nosotros.
Ya lo decía el insigne y sabio pensador mexicano, Don Porfirio Díaz: “¡Mísero país denominado Estados Unidos Mexicanos! ¡Tan distante de la deidad y tan próximo de la nación conocida como Estados Unidos de Norteamérica!”. (¡Pobre México! ¡Tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos!).
Posdata: Por esta vez le doy chancecita a Porfirio Díaz de decir el refrán estilo Pe