La gran oportunidad de AMLO

0
136

Luis Torre Aliyán

 

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Toda su carrera política habló de lo que él denominó “la mafia del poder”, y de la corrupción, como el gran problema de México.

 

Aunque no era mi candidato preferido, he dicho en otras ocasiones, coincidía con él en el diagnóstico de porqué estamos así como país. 

 

Así, leo y escucho comentarios con temor de que el hoy Presidente Electo tendrá casi la constitución en la mano, ya que el poder legislativo federal será casi todo “Moreno”.

 

Pero, ¿Y si lo vemos desde otra perspectiva? A ver, seamos francos:

 

Muchas de las transformaciones democráticas que en materia económica o de estado de derecho deben darse oportunamente en un país, no se dan, o no se dan en el momento idóneo, precisamente porque el Presidente no tiene las dos terceras partes del Congreso de la Unión para llevar a cabo tal o cual transformación.

 

Y es que la oposición -con razón o sin ella- trata de detener lo que huela a gran logro del ejecutivo federal, pues eso consolida a su partido como el hegemónico y al partido de los opositores, como eso, simples opositores sin posibilidad de arrebatar el poder al ejecutivo.

 

Hoy, con amplio dominio de su partido MORENA, en el Congreso, creo que Andrés Manuel tiene la gran oportunidad frente a sí de ser congruente con el discurso que sostuvo toda su vida.

 

Es que más allá de proyectar y madurar el asistencialismo como su política pública central, debería, considero, -y uso sus palabras- frenar el saqueo de unos cuantos, que tanto ha lastimado a nuestro país y así poder, enderezar la redistribución de la riqueza, a través de un eficiente ejercicio en el gasto público.

 

Porque aunque no concuerdo con la amnistía anticipada que le regaló casi a la administración saliente, tal vez tenga razón en que es la única forma de entrar a la época de reconciliación y no violencia que tanto nos hace falta.

 

Pero, ojo, que no se juzgue el pasado no debe constituirse en una señal equivocada: México debe estar listo para salir de la vergüenza internacional en exceso de corrupción, de aquí en adelante.

 

Como dice Transparencia Mexicana: La discusión del tema de la Fiscalía general en el nuevo gobierno es central para la agenda anticorrupción. El Fiscal General (autónomo) y el Fiscal Anticorrupción deben ser el eje de la política anticorrupción en materia penal.

 

Y de ahí como efecto cascada debe permear en los estados y municipios, porque aunque hubo avances, lo cierto es que hubo un “apagón” en el fortalecimiento institucional en materia de combate a la impunidad, en todos lados ¿eh?

 

¿Podrá entonces el Presidente electo una vez en Palacio Federal, empatar su épico discurso anticorrupción con las acciones que terminen de consolidar el abandonado Sistema Nacional Anticorrupción que dejará Peña Nieto? 

 

Vuelvo a lo mismo, estando el Congreso como quedó, no tendrá pretextos para ser congruente.

 

Me aventuro: Creo que sí lo será aprovechando su gran oportunidad, y habrá grandes avances.

 

Y si no, como dijo Tatiana Clouthier, la sociedad tiene que vigilar.