¿Cuál es su verdadero temor?

0
234

Luis Torre Aliyán 

 

 

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El miércoles 8 de agosto la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación le entregará la constancia a Andrés Manuel como presidente electo. 

 

Sí, apenas el miércoles, y ya muchos gobernadores, empresarios, comentócratas, columnistas y los que se autodenominan “intelectuales”, quisieran que esto fuera un sueño, retrotraerse a la mañana del 2 de julio, abrir los ojos y ver en los medios que ganó Anaya. 

 

A ver: ¿Cuál es el verdadero temor, al día de hoy, a cuatro meses aún de que tome posesión, de esos gobernadores, empresarios, comentócratas, columnistas e “intelectuales”? 

 

¿Que no podrán contar con mayor respaldo de la federación para ayudar a sus gobernados? ¿Que es de izquierda y que en esa lógica la política económica puede ser la equivocada? ¿Que tal vez la política en materia de comunicación social cambiará radicalmente y esto podría mermar con la libertad de expresión? ¿Que la ruta jurídica para el diseño institucional en el combate a corrupción no sea la correcta? 

 

¿Serán esos en realidad sus temores? ¿O, será que algunos gobernadores le tienen miedo a perder la tutela sobre los negocios que al amparo del poder total sobre sus regiones materializan? ¿Algunos empresarios, a los beneficios que han generado su riqueza por la complicidad creada con el sistema actual? ¿Algunos comentócratas e intelectuales que forman parte de la comentocracia, a perder gradualmente su área de influencia y la suma desproporcionada de sus contratos con comunicación social? 

 

Y es que el problema de raíz (incluso es el que le da vida a la corrupción), es que han prevalecido los mezquinos intereses personales por encima, muy por encima de los intereses colectivos, por eso es que comulgo con lo que escribió Jorge Suárez-Vélez en Reforma: “El pueblo votó por el proyecto de López Obrador, pero también en contra de las élites que hemos sido ostentosas, frívolas y poco empáticas. Es nuestro turno de mostrar que al menos algunos somos capaces de aprender esta lección y de entrarle al reto”. 

 

No sé, si le asista la razón o no a Andrés Manuel sobre la constitución moral, pero de que tanto al escenario público como al privado les hace falta un curso en la materia: sin duda. 

 

Porque seamos francos, ¿Qué propuestas iban a venir por parte del statu quo para luchar contra la desigualdad social? ¿Seguir enarbolando la corrupción mientras simulaban combatirla? ¿Seguirse enriqueciendo hipócrita y descaradamente pero con estricto apego a derecho, mientras se engrosaba más la brecha de desigualdad? 

 

En fin, la sociedad deberá estar alerta a partir de diciembre: como lo estuvo con Peña, o más. Estado de Derecho será la clave.

 

Por lo pronto, con el pesar de esos gobernadores, empresarios, comentócratas e “intelectuales”, considero que hay que aplaudirle el miércoles a ese luchador social, que hoy, para bien o para mal, ya veremos, será nuestro Presidente.

 

Compartir
Artículo anteriorLa broma
Artículo siguienteTe regalo una estrella