Diputados  se hacen la ‘pinta’

0
663

Felipe Martínez Chávez

 

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Para el año venidero la austeridad republicana pejista ha decidido que los diputados federales tengan ingresos no más allá de los cien mil mensuales ¿lo merecen?.

Desquitar el sueldo es asistir a reuniones plenarias, de comisiones, presentar iniciativas, debatir, corregir dictámenes y puntos de acuerdo ¿lo hicieron nuestros representantes que van de salida?. La neta es que nos quedaron a deber.

Le dimos una “ojeada” a las faltas -y asistencias- de los representantes tamaulipecos, a sesión, y ¿quién cree usted que se hizo más veces la “pinta”?, ¿quién es el o la que más cumplió?. No está en chino, nadie acudió al ciento por ciento de las plenarias como era su obligación.

Tiene razón Manuel López Obrador en reducirles la lana. No desquitan lo que se “chupan”. Faltan por andar preparando el terreno de “chapulines” y “chapulinas” rumbo a la siguiente nómina.

Deberían pagarles dieta por asistencia, como en los viejos tiempos en que ser diputado no era negocio.

En una acción fraudulenta o de traición a los electores que en su oportunidad les dieron el voto, oficialmente los ocho diputados por Tamaulipas (que van de salida) no tienen ninguna falta a sesión… Aunque no hayan estado presentes.

La lanita por “asistencia legislativa” consiste en un pago mensual de 46 mil pesillos que se agregan a atención ciudadana y la dieta de 74 mil.

En total el “cochinito” de los diputados ronda los 150 mil.

De ahí que ninguno de la presente legislatura tenga faltas, aunque no  hayan estado presentes. En la Cámara los consideran y les dan facilidades ¿se acabará eso?.

Hay una mecánica que permite que falten “con aviso” o “permiso” de la mesa directiva, y hasta una modalidad que se llama “AC”, que significa asistencia por cédula aunque no esté presente el individuo.

De los tamaulipecos, el campeón de esta mecánica es Alejandro Guevara  Cobos, diputado por el VI distrito. Durante el trienio -que en realidad no lo es porque registró dos permisos, primero para aspirar a la dirigencia del CDE del PRI, y luego a senador- acumuló 112 votos a control remoto. Faltó a 45 sesiones de un total de 190 incluyendo dos periodos ordinarios.

Don Alejandro tiene el mayor número de inasistencias del grupo de 12 que representan  a  esta atierra por mayoría y minoría.

Faltó dos veces más que Gustavo Cárdenas Gutiérrez, el jovenazo que siempre anda alegre o a medios chiles, con 22, todas con “permiso de la mesa directiva”.

El tercer gran lugar en “pinta” lo ocupa una mujer, Montserrat Arcos Velázquez, de la zona sur, legisladora de chiripa  por la vía plurinominal. Registró 40 ausencias pero cobró como si hubiera estado presente. Como a sus colegas, no le descontaron ni  un quinto.

¿Quién sigue? La mujer que se entregó en cuerpo y alma a la causa de Rafael Moreno Valle, el cacique poblano inventor de la moderna ingeniería del fraude electoral: Clonar las actas de cómputo en el cuarto de captura del PREP, lo que le valió que su esposa, hasta ahora, siga como ganadora de la elección de gobernadora en  aquella entidad hermana.

 

Pero ese es otro asunto. Elva tiene acumuladas 28 “pintas” que debería explicar al pueblo  en el último de sus informes… Si es que lo rinde.

Si usted pensaba querido lector, que el más faltista es el “charro” Esdras Romero Vega, perteneciente a las huestes petroleras de Carlos Romero Deschamps, se equivoca. Acumuló 26 inasistencias “justificadas”.

La más seriecita de las y los ocho, Esther Camargo, pasó por alto 12 sesiones de la cámara; Edgardo Melhem Salinas, el pastor de los ocho, apuntó 13 faltas.

El alumno ejemplar, educado, honesto y de buenos valores, Miguel González Salum, no estuvo presente en diez reuniones.

 Ya estamos casi al final de la lista ¿quién acumuló las menos faltas? Aunque parezca increíble la Comandanta Mercedes del Carmen Guillén Vicente, con cinco.

¿Yahleel Abadala? El apunte nos dice que 23 faltas. Debió haber sido por andar en la grilla en busca de la candidatura al senado que, al final de la tarde, la hizo probar la derrota.

Por eso yo, el que escribe, le sugiera a Don Peje y sus achichincles  que a los señores  holgazanes se les pague por dieta de asistencia. Cuando no se presenten no hay lana ni pasajes para avión. Así era en los tiempos del PRI partido único.

Nos faltó uno ¿qué con Rafita Méndez Salas?, ¿sus cariños lo dejaron presentarse en la cámara?. Acumuló nueve “pintas”

¿Quién más? Ayarzagoitia no llegó con la legislatura; es el suplente de “Chochín” de la Garza. De todas maneras, más o menos cumplió con la escuelita.

Como vemos, todos faltaron. No hay uno solo que tenga el ciento por ciento de asistencias pero cobraron como si chambearan. Para eso les pagan y no tienen otra plaza más que atender la curul ¿por qué fallan?.

En otra entrega nos dedicaremos a la “producción” de cada representante, sus iniciativas e intervenciones desde tribuna para debatir dictámenes. Nos van a quedar a deber.

Si esta “comalada” de próceres no le pusieron todo el interés a su función ¿qué pasará con los que siguen si Don Peje les va a reducir el sueldo a cien mil pesillos?. Es un tercio de lo que ahora tienen los de la 63 legislatura ¿se van a corromper?.

Ser diputado federal ya no será negocio. El “atractivo” son los sueldos, moches y transas, pero eso terminará con la llegada de los pejistas y su cuarta transformación de México  ¿cierto?.

Allá por la Semana Santa del 2019 podríamos ver “boteando” en  las playas a legisladores como Armando Zertuche Zuani, Olga Sosa Ruiz, Erasmo González Robledo, Adriana Lozano Rodríguez, Héctor Joel Villegas González y Olga Juliana Elizondo ¿por  qué?  Muy sencillo, MORENA los hará “caerse”, como cuotas para su partido, con el 50 por ciento de los ingresos. Es a chaleco. Por no decir más feo.

Con este negro panorama en la cartera de los diputados que ganaron, podrían darse deserciones ¿pueden vivir con 50 mil pesillos?. A menos que el para entonces presidente se conduela, se ponga la mano en el corazón y les perdone las cuotas, destinadas a crear cien universidades en todo México.

Los líderes perredistas son menos exigentes, piden el 15 por ciento del sueldo; en el PAN es el 5 y los tricolores imponen entre el 3 y 5 por ciento.

La UAT abrió este lunes su periodo de inscripciones y reinscripciones correspondiente al ciclo escolar Otoño 2018; permanecerá abierto hasta el viernes 10. Atendiendo las políticas del Rector José Andrés Suárez Fernández, en el propósito de seguir apoyando la economía de los estudiantes y sus familias, la casa de cultura mantiene sin incremento el costo de dicho trámite.

Los  estudiantes de nuevo ingreso deberán acudir a realizar su inscripción en los planteles donde han sido aceptados; los de segundo periodo hacer su reinscripción en el sistema en línea a través del sitio www.academico.uat.edu.mx para generar su ficha de pago y horarios de clase.