Los nuevos corsarios

0
602

Óscar Jiménez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La tradición en México es que la ley se subordine al poderoso del momento. Los hechos hablan.

  Así fue en el caso de Carlos Salinas de Gortari y su inmensa riqueza salida del área pública, así fue en el caso de Ernesto Zedillo y Acteal, así fue el caso de Vicente Fox y su ranchito lujoso, así fue el caso de Felipe Calderón y su guerra contra los cárteles que ha provocado miles de muertos y desaparecidos y así fue en el caso de Enrique Peña Nieto y (entre otros temas) la Casa Blanca.

   Y qué está sucediendo alrededor de Andrés Manuel López Obrador y su Movimiento de Regeneración que ya llegó a Los Pinos a través de las siglas MORENA.

   Para empezar hay que ver como se han incorporado personajes oscuros de la vida nacional como Napoleón Gómez Urrutia, Nestora Salgado y Manuel Bartlett, solo por citar tres casos sumamente negros.

   Y ahora se presentan dos casos más en la ruta política de MORENA en el poder nacional. Primero el caso de Puebla, el segundo es el de El Acuerdo Mordaza en la Cámara de Senadores y hay un tercero, pero este caso es en Tamaulipas. Me refiero al caso Altamira.

   Sobre Puebla hay que decir que la resolución de la autoridad judicial electoral huele mal al decidir que hubiera voto por voto.

   Y no porque la ley no lo permita, sino porque los mexicanos siempre hemos pensado que las leyes están al servicio de los poderosos, y en estos tiempos estamos viendo que la autoridad judicial (electoral, civil, penal, etc.) está decidiendo a favor de los seguidores de MORENA.

   Primero fue la liberación de Elba Esther Gordillo a quien no tan sólo la sacaron del arresto domiciliario, sino que casi la ponen en un nicho en alguna catedral para que siga haciendo milagros…es una Santa porque el manto de MORENA la cubrió.

  Y ahora el conteo de voto por voto en Puebla, al que por cierto el candidato a gobernador de MORENA Luis Miguel Barbosa Huerta ya dijo que no confía mucho en ese reconteo porque las autoridades electorales locales de Puebla manipularon las actas en este tiempo en que estuvieron bajo su resguardo después de la elección constitucional. Es decir solamente los otros son manipuladores, ellos no.

   Y el caso de El Acuerdo Mordaza en el Senado tiene que ver con que el PAN (seguido por el PRI) puso de manifiesto su inconformidad sobre la grave irregularidad de los senadores de MORENA que aprobaron por mayoría limitar los tiempos de uso de la palabra en esa tribuna.

   Mal, porque ese Acuerdo Mordaza que MORENA impuso en el Senado atenta contra la libertad de expresión ya que  pretenden evitar que haya intercambio de ideas y se debata sobre iniciativas de ley.

   Ya lo dijo Enrique Krauze en su texto El Mesías Tropical…a Andrés Manuel López Obrador, guía omnipotente y hacedor de MORENA, no le gusta que lo contradigan, es decir, no le gusta debatir porque pontifica cuando habla.

   Y ahora los senadores del PAN y el PRI se salieron de la Cámara del Senado como protesta porque los morenistas coartaron la libre expresión.

   Y el caso Altamira no es más que una llamarada de petate a la que le está soplando para avivarla el señor José Antonio Leal Doria y por supuesto el excandidato a alcalde de Altamira Armando Martínez Manríquez.

   Ellos dos se hacen ilusiones de apoderarse por la vía del abordaje judicial, que apoya a los poderosos, de la comuna altamirense.

   No pudieron ganar en las urnas. Los votos del ciudadano no les favorecieron, por eso, bajo la estrategia del culto al pasado y con una mirada posada en el retrovisor de la democracia (añorando las prácticas antidemocráticas del PRI) quieren que regresen los viejos vicios del poder absoluto.

   Y a ellos dos, José Antonio Leal y Armando Martínez, se le suma en Altamira la dama Gabriela Ibarra una emisaria del gobierno corrupto priísta altamirense de Armando López Flores.

   Este exalcalde tricolor, la impuso en su momento, en la secretaría general del Partido Encuentro Social (PES) del municipio de Altamira y desde ahí ha estado torpedeando el proyecto panista que ganó en las urnas el anterior mes de Julio.

   MORENA Tamaulipas está diseñando en su cabecita agitada, un proyecto a 3 meses, para como corsario abordar el buque municipal altamirense. Pero no lo van a lograr porque los votos no les favorecieron.

   Armando Martínez Manríquez, José Antonio Leal Doria y Gabriela Ibarra, creen que son los nuevos Corsarios que recibieron una patente desde el gobierno federal electo para que en su ruta imaginaria, aborden naves que ellos, en sus sueños chabacanos, consideran ilegales, aunque el pueblo (como ellos dicen) haya votado a favor del proyecto panista que se reeligió.

  ¿Pues no que el pueblo manda? Entonces si el pueblo manda… el pueblo ya habló porque ya votó.

MAQUIAVELITO

   …El PRI Tamaulipas anda enojado…critica agriamente al IETAM porque esta autoridad electoral otorgó regidurías a partidos que no registraron candidatos plurinominales.

   Esto sucedió en Nuevo Laredo. El Partido del Trabajo (coaligado con MORENA) recibió una regiduría sin tener candidatos por la vía plurinominal. El PRI se duele.

osjinuf@gmail.com