Decae salud de huelguistas de hambre de DGETA… 7 días después aparece el SNTE

0
708

Por José Gregorio Aguilar

 

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- La Sección 30 del SNTE reaccionó después de siete días de que trabajadores de la Unidad de Educación Media Superior Tecnológica, Agropecuaria y Ciencias del Mar (antes DGETA)   iniciaron una huelga de hambre para denunciar presuntas irregularidades cometidas en la institución.

 

El secretario de Trabajo y  Conflictos  del nivel de educación media superior de la Sección 30 del SNTE, Marco Tulio Olguín, argumentó que el sindicato tenía la esperanza de que las autoridades de dicha Unidad respondieran a la demanda de los trabajadores, pero como ya pasaron varios días y no ha habido ninguna reacción decidió hacer acto de presencia.

 

Dijo que la exigencia es que respondan por escrito  a las denuncias de los trabajadores, ya sea en forma positiva o negativa para entonces  determinar cómo se procederá para apoyar a los manifestantes.

 

Los trabajadores en huelga de hambre son Silvia Serna,  César Mandujano y Zarina Salas, los dos primeros administrativos y la última docente, en la Brigada de Educación para el Desarrollo Rural número 72 de Santa Engracia, municipio de Hidalgo, los que después de los días en huelga de hambre ya presentan evidentes síntomas de debilidad, dolor muscular y mareos, precisamente por la falta de alimentos.

 

Los trabajadores ya llevan tiempo denunciando una serie de irregularidades que se cometen en esta institución sin que el encargado de la dirección, César de la Garza, ni las autoridades nacionales atiendan su denuncia, reiteró Silvia Serna.

 

Silvia Serna,  Cesar Mandujano y Zarina Salas, denunciaron que en la Unidad de Educación Media Superior Tecnológica, Agropecuaria y Ciencias del Mar se atropellan los derechos laborales de los trabajadores, se permite la contratación de personal que no cuenta con la documentación ni el perfil correspondiente, además de que los nuevos ingresan con buenos sueldos y prestaciones, entre otras anomalías.

 

Los tres manifestantes denunciaron que han sido víctimas de venganza y revanchismo por atreverse  a denunciar públicamente esta problemática.