Lamenta obispo de Victoria que migrantes quieran ‘comer a la carta’

0
246

Por José Gregorio Aguilar

 

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez consideró que aunque los migrantes que pretenden ingresar masivamente a los Estados Unidos se quedaran o no de manera temporal en la frontera norte de México de cualquier modo rebasarían la capacidad de atención de las autoridades mexicanas.

 

De acuerdo con el obispo, el éxodo  de migrantes se ha convertido en un problema muy complejo para el  país, y pese a todo la Iglesia Católica sigue exhortando al gobierno mexicano a atender y proteger a quienes han salido de su país con la esperanza de mejorar su calidad de vida al cruzar hacia  Estados Unidos.

 

“Veo este problema muy complejo por ellos, por  las famosas caravanas, y por el gobierno en cualquiera de sus niveles,  por lo difícil que es atender a 5 mil personas. Si atender a 100 es difícil con más razón 5 mil. Es una situación muy compleja que no sé cuánto tiempo se prolongará, pero se les debe apoyar en la medida de lo posible”, comentó.

 

Admitió que hay muchos mexicanos que viven en pobreza, igual que los migrantes,  “pero si alguien llega a  tu casa  hay que apoyarlo hasta donde sea posible, aunque tampoco se trata de solucionarle la vida”.

 

El dirigente religioso no pasó por alto que muchas personas con otro tipo de  intereses se hayan infiltrado a las caravanas de migrantes centroamericanos, lo que solo agravará los problemas en el país.

 

“Está muy complicado, porque hay personas que se aprovechan de ciertas circunstancias y sí, hay migrantes de Honduras que vienen con deseos de cruzar  a Estados Unidos porque quieren mejorar su vida, pero  de pronto surgen personas  que no son migrantes y son los que están provocando el desorden”.

 

Por otra parte, González Sánchez dijo que ha leído en redes sociales que algunos hondureños han rechazado la comida mexicana, y si eso es así están muy mal porque lo que tendrían que hacer esos extranjeros es agradecer a quienes los están alimentando durante el tiempo que permanecen en territorio mexicano.

 

“No sé qué tan cierto sea que algunos migrantes no aceptan la comida que les están dando, pero es gente necesitada que viene con hambre, tienen que aceptar los que les den,  porque los que dan  dan lo que pueden, tampoco es  un pedir  a la carta”.

 

González Sánchez reiteró que no se puede opinar a la ligera de un problema migratorio de tal magnitud, tampoco se pronunció por cerrar la frontera mexicana para que no pasen más centroamericanos, pero sí de que el gobierno analice seriamente lo que hará una vez que los migrantes intenten cruzar a  Estados Unidos y no lo logren y opten por quedarse en algunos estados del país.