Mujer rocía ácido sulfúrico a cura de Managua porque se lo ordenó el diablo

0
77

Por Agencias

Managua.- Un sacerdote de Nicaragua fue rociado con ácido sulfúrico en el rostro y parte del cuerpo por una mujer mientras la confesaba en la Catedral Metropolitana de Managua, informó una fuente de la Iglesia.

Monseñor Carlos Avilés, pro vicario de la Catedral capitalina, dijo que el padre Mario Guevara, de 59 años, fue atacado por una mujer de nombre Elizabeth. “Lo roció con ácido, la ropa se destruyó en parte y ha sufrido quemaduras en diferentes partes del cuerpo. Está en condición delicado y estamos orando por él”.

Según fotos difundidas después del incidente, la mujer de 35 años viste una camisa negra con un holograma en la parte delantera con un bebé haciendo una seña obscena con una de sus manos.

El ataque en contra del cura se da en medio de una crisis socio política que inició en abril, en la cual los obispos y el clero católico han sido señalados por el mismo presidente Daniel Ortega de ser parte de un “golpe de Estado” en contra de su gobierno.

“Después de que los invitamos y les pedimos (a los obispos) que fueran mediadores” y testigos de un diálogo nacional para superar la crisis, que se encuentra suspendido desde julio tras dos meses de haber comenzado, “dejaron de ser mediadores y pasaron a ser parte activa de las fuerzas golpistas”, dijo Ortega en un discurso público ante dirigentes universitarios afines el pasado lunes.

El martes un simpatizante del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) hizo circular un vídeo en redes sociales en las que amenazó de muerte al cardenal Leopoldo Brenes y otros obispos.

El sacerdote Fray Silvio Romero, quien brinda servicios en la Catedral, dijo que la radicalización del discurso oficial en contra de los dirigentes católicos, puede tener como resultado este tipo de acciones. “Sabemos del discurso contra nosotros de parte de las autoridades nicaragüenses y no es remoto que alguien decida atacarnos a partir de eso”, dijo Romero.

Una mujer que estuvo orando por la presunta sospechosa, dijo que la atacante les expresó, antes de ser detenida, que cometió el hecho porque el diablo le pidió que lo hiciera, “sino, él la mataba a ella”.

La Policía de Nicaragua se presentó a la Catedral de Managua y trasladó a la atacante a una estación para realizar las investigaciones.