Inusual, caída en picada de helicóptero en que murieron Érika Alonso y Moreno Valle

0
305

Por Agencias

Ciudad de México.- A un mes del accidente aéreo en el que perdieron la vida la gobernadora de Puebla, Martha Érika Alonso, su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, y tres personas más, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (STC) todavía no tiene nada claro, salvo que la caída del helicóptero fue “inusual”.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, el titular de la dependencia, Javier Jiménez Espriú, explicó que los resultados de la investigación todavía tardarán semanas o meses, pues todos los componentes del helicóptero siniestrado fueron enviados a distintos laboratorios especializados de Estados Unidos, Canadá e Italia, y habrá que esperar los dictámenes sobre cada una de las piezas analizadas.

Lo único claro hasta ahora es, dijo, que la aeronave se vino a pique de una manera inusual.

“Hubo un evento lamentable y encontramos el helicóptero en una posición especial, cayó casi verticalmente con el rotor principal hacia el suelo, hubo una vuelta. No sabemos cuál fue la causa, si fue una falla de uno de los componentes o una maniobra del piloto, o una situación meteorológica”, indicó el funcionario.

En ello coincidió Carlos Morán Moguel, subsecretario de Transporte y responsable de la indagatoria al comentar que el helicóptero se impactó a 60 grados en posición invertida. “Es inusual la forma de la caída casi vertical de la aeronave. Algo generó el giro del helicóptero, pero pudieron haber sido muchas causas”.

En la conferencia, los funcionarios federales expusieron que una vez que tengan los resultados de los estudios se integrarán en un solo expediente para que expertos estadunidenses, canadienses y europeos los analicen y elaboren un dictamen sobre las causas el accidente en el que perdieron la vida los políticos poblanos.

Jiménez Espriú fue enfático en señalar que por ningún motivo van a precipitar la indagatoria y que primero buscan esclarecer la parte técnica, y en función del dictamen técnico podrá haber nuevas líneas de investigación y, por ende, nuevas hipótesis.

El titular de la SCT también reiteró que la aeronave siniestrada era un helicóptero Agusta 109 modelo 2011, con certificado de aeronavegabilidad y con licencia expedida el 21 de septiembre de 2018, con vigencia hasta el 19 de septiembre de 2020.

Agregó que sólo tenía 2 mil 74 horas de vuelo y que era propiedad de Servicios Aéreos del Altiplano S.A. de C.V. y que estaba catalogado como taxi aéreo con base en el Aeropuerto Internacional de Puebla. El mantenimiento lo recibía en el taller Rotor Flight Services S.A. de C.V. con base en el Aeropuerto de Toluca. Certificado vigente categoría 3 para helicópteros.