Testigos de Jehová no se suman a linchamiento contra AMLO por aborto y eutanasia

0
2520

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Los Testigos de Jehová se mantendrán al margen de los asuntos y medidas políticas dictadas por el nuevo gobierno federal, como las que se refieren a la despenalización del aborto y a la eutanasia, que de acuerdo con algunos activistas sociales atentan contra la vida y la familia.

El representante nacional del área de prensa de los Testigos de Jehová, Josué Zaduño Rodela también descartó que vayan a emprender cualquier tipo de manifestación o movimiento social para protestar en contra de lo que presuntamente aprobarán los legisladores de Morena en ambos aspectos.

Sin embargo, dijo que esa denominación religiosa  mantendrá vigente su campaña de educación bíblica, en la que no solo promueven los valores sino también tiene como finalidad enseñar a los mexicanos a ser ciudadanos ejemplares y amantes de la paz.

“Nosotros somos neutrales en asuntos políticos y no tratamos de influir en las autoridades; de hecho, la campaña de educación bíblica que realizamos ayuda a las personas a convertirse en ciudadanos ejemplares y amantes de la paz”.

Aclaró asimismo que reconocen el derecho y la autoridad del el gobierno federal, como lo hacen con los gobiernos de otros países, y en la medida de lo posible quienes simpatizan con esa religión se suman a las políticas públicas, pero en obediencia a lo que dice la Biblia.

“Reconocemos el derecho y la autoridad que tiene el gobierno federal así como la autoridad de cualquier otro gobierno del mundo, y en obediencia a lo que dice la  Biblia nos esforzamos por ser buenos ciudadanos, que pagan sus impuestos. Nosotros colaboramos en la medida de lo posible con las exigencias legítimas de los gobiernos, ya sea en las relaciones humanas o en los requerimientos gubernamentales que se conformen a la ley divina”.

Asimismo, Josué Zaduño evitó  entrar en confrontaciones y caer en polémicas por  las decisiones que sobre el tema del aborto, la eutanasia o cualquier otro tomen las autoridades federales, a pesar de no estar de acuerdo en la aprobación de esos temas.