Asegura Trump que es el mejor presidente que ha tenido Estados Unidos

0
217

Por Agencias

Nueva York.- Donald Trump aseguró ante el Congreso y la nación que él es el mejor presidente, insistió en que la crisis en la frontera con México sólo puede ser enfrentada con un muro, justificó su intervención en Venezuela como un gran rescate de la democracia, y por alguna razón, decidió que era necesario reafirmar que Estados Unidos nunca será un país socialista.

El segundo informe anual sobre el estado de la nación ante el Congreso era, aun antes de empezar, una parodia, ya que se adelantó que su mensaje promovería la unidad y el bipartidismo, expresado por el presidente más divisivo en la historia moderna del país. Vale recordar que esta presentación fue demorada una semana, debido a que Trump provocó el cierre parcial del gobierno federal más largo de la historia, por su insistencia en que el Congreso aprobara fondos para su muro fronterizo.

Declaró que deseaba presentar no una agenda partidista, sino la agenda del pueblo estadunidense, pero de inmediato se autoelogió al afirmar que tras dos años de su presidencia el país goza de un auge económico sin precedente, tiene las fuerzas militares más poderosas del mundo y “América está ganando todos los días”.

Advirtió que para construir sobre estos logros de manera bipartidista no puede haber investigaciones partidarias ridículas, aparentemente en referencia a las múltiples investigaciones sobre su elección y su gobierno, que lo han acompañado desde el inicio de su administración.

Dedicó un amplio espacio al tema migratorio, lo que llamó una crisis nacional urgente en la frontera sur. Advirtió que más caravanas organizadas avanzan hacia Estados Unidos, y que ciudades mexicanas, para no tenerlas ahí, ayudan a transportarlas a la frontera norte, por lo que ha ordenado el envío de otros 3 mil 750 soldados a la frontera sur.

Tenemos un deber moral para crear un sistema de inmigración que proteja las vidas y los empleos de nuestros ciudadanos. Esta noche les pido que, por amor y devoción a nuestros ciudadanos y nuestro país, defiendan nuestra muy peligrosa frontera sureña.

Reiteró sus frases sobre la violencia y las amenazas que representan inmigrantes criminales, de las drogas ilícitas que cruzan la frontera, de las incontables víctimas estadunidenses, y solicitó que se aprobaran una serie de medidas que incluyen planes para la construcción de un muro. Insistió: sencillamente, los muros funcionan y salvan vidas.

En cuanto a política exterior, destacó que reconoció al gobierno legítimo de Venezuela de Juan Guiadó, en apoyo al pueblo venezolano en su búsqueda de la libertad y condenó la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han llevado a esa nación de ser la más rica de Sudamérica a un estado de pobreza abyecta y de desesperación.

Fue aquí que Trump –con aparente nostalgia por la guerra fría– afirmó que en Estados Unidos “estamos alarmados por nuevas llamadas para adoptar el socialismo en nuestro país. Estados Unidos fue fundado sobre libertad e independencia; no sobre coerción, dominación y control gubernamental. Nacimos libres y permaneceremos así. Esta noche renovamos nuestra determinación de que América nunca será un país socialista”. Con ello, varios legisladores republicanos se pusieron de pie y corearon USA, USA.