Carta a la patria

0
591

Max Ávila

* El columnista es autor de las novelas “Erase un periodista” y “Rinconada, la historia prohibida del maestro Ricardo” y Premio Nacional de Periodismo 2016.

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El gobierno de la república va por el rescate de la industria eléctrica que, como sucedió con el petróleo, fue entregada por los regímenes neoliberales al extranjero.

Lo anunció AMLO, pero tocó a Manuel Bartlett señalar a los responsables directos de la crisis que afecta a la paraestatal, lo que por supuesto, desató toda clase de comentarios hasta desembocar en un escándalo más de la clase político-empresarial que no acepta ser mancillada ni con un pétalo de inmoral sospecha.

En la lista aparecen personajes que desempeñando funciones públicas se convirtieron en partícipes del saqueo energético de que es víctima el país.

Los nombres circulan con la velocidad que permite la tecnología, multiplicando la indignación, ante las evidencias que los ubican en grado de complicidad cuando menos, en el manejo de información privilegiada a favor de empresas foráneas de las que más tarde se convirtieron en empleados, accionistas o consejeros, en actitudes condenables y de enorme perjuicio hacia los intereses de la nación.

Y todavía tienen el descaro de llamarse “difamados” por el régimen morenista.

Van algunos de tales nombres:

José Córdova Montoya, Jesús Reyes-Heroles González Garza, Carlos Ruiz Sacristán, Luis Tellez Kuenzler, Alfredo Elías Ayud, Felipe Calderón Hinojosa (primero como secretario de energía y después como presidente), Georgina Kessel Martínez, Jordy Herrera Flores, Pedro Aspe Armella y hasta Enrique Ochoa Reza.

El atentado contra la CFE registra su mayor intensidad a partir del régimen de Salinas de Gortari y alcanza hasta Peña Nieto. Durante este lapso la paraestatal cayó al cincuenta por ciento de su producción, obligando a comprar energía a empresas extranjeras, ubicadas para el efecto en puntos estratégicos del país.

Y al igual como ocurrió con PEMEX, la CFE fue desmantelada, y olvidadas las fuentes originales instaladas sobre todo, en las grandes presas productoras de energía.

LA PROFECIA DE LÓPEZ MATEOS

Recordéis que Adolfo López Mateos nacionalizó la industria eléctrica, sin embargo ningún régimen posterior a 1964 (año en que concluyó su mandato), invirtió recursos para su mantenimiento, ampliación o fortalecimiento.

Justo ALM fue quien profetizó la entrega de los recursos naturales al extranjero en aquella célebre “Carta a la Patria” dada a conocer el 27 de septiembre de 1960, fecha de la nacionalización.

Ahí señaló:

“Les devuelvo la energía eléctrica, que es de la exclusiva propiedad de la nación, pero no se confíen porque en años futuros algunos malos mexicanos identificados con las peores causas del país, intentarán por medios sutiles, entregar de nuevo el petróleo y nuestros recursos a los inversionistas extranjeros”.

“Ni un paso atrás, fue la consigna de don Lázaro Cárdenas del Río al nacionalizar nuestro petróleo. Hoy le tocó por fortuna a la energía eléctrica”.

“Solo un traidor entrega su país a los extranjeros”.

“En México la Constitución es muy clara; los recursos energéticos y los yacimientos petroleros son a perpetuidad propiedad única y exclusiva del pueblo mexicano. El resto de las especulaciones al respecto, son traición a la patria”.

Mientras tanto, pareciera que el caso de la CFE ya está en manos de la Fiscalía General la cual investigará hasta dónde resulta responsabilidad de los personajes señalados, respecto al deterioro del patrimonio nacional.

En cuanto a las empresas involucradas en presuntos contratos “leoninos”, AMLO insiste en que más que un asunto judicial, se trata de una cuestión moral por lo que invita a resarcir el daño…hasta ha de creer.

En este sentido, ojalá y el fiscal Hertz Manero haga valer su independencia. Si es que puede, si no psss no.

Por otra parte, recordad que entre “los ganones” se encuentra Carlos Slim, el más consentido del poder y más enriquecido por consecuencia, desde Salinas de Gortari a Peña Nieto.

Este martes AMLO insistió en el tema, aunque dejó entrever que el caso de PEMEX y sus complicidades puede ser abordado cualquiera de estas mañanas donde seguramente otros nombres aparecerán, sin que ello signifique más sorpresa que la curiosidad.

SUCEDE QUE

En Madrid, Barcelona y la India, existe justificada preocupación por la ausencia del alcalde victorense Xicoténcatl González Uresti en los foros sobre movilidad social a realizarse por aquellos andurriales. Y a tal grado, dicen, que los respectivos eventos podrían suspenderse. Así de importante pudo ser su participación.

¡Ah, raza!.

Y Héctor Escobar se fue de la SET… “¿y cuándo llegó?”, preguntaría aquel.

Y hasta la próxima.