Los partidos, vistos por académicos de Tamaulipas: corruptos, incongruentes… basura

0
320

Por Redacción

Cd. Victoria, Tamaulipas.- La confianza hacia los partidos políticos alcanzó el año pasado su peor nivel con tal solo un 9 por ciento de aprobación en la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG), y aun así, hay más de 60 organizaciones que buscan su registro ante el INE.

Una de las principales razones al rechazo de partidos es la incongruencia de sus principios ideológicos, que los exhibe una vez que alcanzan el poder.

En opinión de Sergio Abdías Altamirano Herrera, maestro de horario libre en la Unidad Académica de Ciencias Sociales y Humanidades de la UAT, la ideología de origen partidista se perdió porque es visto con frecuencia el salto de dirigentes de un partido  otro, o que ven a su partido como resorte impulsor para lucrar en negocios deshonestos desde el cargo público que alcanzan, al desviar los fondos bajo su responsabilidad.

Señaló que dentro de la gama de partidos políticos existen los plenamente identificados como franquicias, que se despegan sin pena alguna de sus principios ideológicos con tal de conservar su registro o dicho más claramente, del presupuesto millonario que asigna el INE.

De cómo se pasó a la inconsistencia ideológica, reseñó que desde el nacionalismo de Lázaro Cárdenas hasta Luis Echeverría, cuyo gobierno presentó algunos destellos nacionalistas, se mantuvo la defensa del ideario del partido en el poder, incluso con José López Portillo y su defensa perruna del peso.

A partir de entonces devino el declive que se acentuó con el Neoliberalismo salinista, en que el comportamiento más valorado en la actuación política ha sido el individualismo, con el resultado actual de corrupción aterradora.

Desde su visión, de los tres partidos más representativos en el país: PRI, PAN y PRD, ninguno ha mantenido consistencia ideológica y peor todavía los otros partidos como el Verde Ecologista y Nueva Alianza, que han hecho coaliciones con los primeros.

“Por muchos años el PRI fue ejemplo de idea nacionalista, de amor por la patria, y el mejor ejemplo fue Lázaro Cárdenas cuando decide quitarle la industria petrolera a los extranjeros para hacerla propiedad de la nación. Si hablamos del PAN, tenemos a un partido conservador y al PRD no sabría cómo calificarlo cuando perdió su intento de recuperar la ideología nacionalista y se quedó en  una postura abiertamente pro empresarial muy carente de principios y que en cada sexenio lanza una nueva generación de corruptos destacados”, describió.

Como de lo que se trata es de ir por sufragios y no por un proyecto de nación, agregó que el PRI por puro instinto de conservación va intentar levantarse de la lona bajo otras siglas, pero dudó que la población le devuelva la confianza, a menos que ese segmento de militancia honesta de verdadera convicción ideológica, se reorganice en otro partido político.

El catedrático de la Facultad de Sociología de la UAMCEH, dijo que es innegable un escenario de competencia político-electoral entre el partido MORENA, creado por el presidente Andrés Manuel López Obrador,  y el Partido Acción Nacional.

“En lo sucesivo es lo que estaremos viendo, porque al PAN le queda un remanente de capital político a pesar de que los ex presidentes panistas que tuvo México (Vicente Fox y Felipe Calderón), hayan puesto su granote de arena para desprestigiar a su partido”, adelantó.

Respecto de los otros tres partidos políticos con actuación visible, señaló que está por verse en qué parará la transformación de Nueva Alianza, en tanto que Movimiento Ciudadano parece haber cumplido su ciclo, mientras que el Verde Ecologista desvirtuó su postura en temas de vanguardia como el cuidado del medio ambiente, al ir saltando mediante su franquicia, entre alianzas y coaliciones con otros partidos.

En medio de tantas siglas, consideró que lo ideal para el país es llegar a un bipartidismo con significativos ahorros para la economía del gobierno y sean canalizados a satisfacer necesidades básicas de la población. Mencionó que tan sólo para este año, el monto de financiamiento que entregará el INE a partidos políticos asciende a más de 4 mil 950 millones de pesos.

EL GRAN CIRCO DE LA POLÍTICA

Lo peor que puede pasar en México con la llegada de nuevos  partidos políticos será confundir más a la sociedad, ya de por sí desencantada por los incumplimientos de lo que enarbolan los candidatos como tema de campaña, opinó el Doctor en Derecho, Rolando Barraza Pérez.

El también catedrático de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UAT, dijo que la consistencia ideológica entre la cúpula de los principales partidos se ha perdido y la poca gente comprometida con esos principios no es tomada en cuenta al momento de las postulaciones en las contiendas electorales, si en cambio, van las hijas, los hijos y demás parientes de esa clase política que se ha apoderado de los partidos.

Evidenció incluso que los mismos niveles de aceptación social  de partidos son engañosos por el sesgo publicitario que manejan y hasta resultan irrisorios los mensajes que manejan.

Un ejemplo fue el PT, que en la pasada elección federal aseguraba que todo mundo se estaba cambiando hacia ese partido, pero no ganó y se salvó por un voto.

-Para morirse de risa ¿no? -subrayó Barraza.

En cuanto al papel que desempeñó el PAN en esa contienda, señaló que salió bien librado al conservar su ideología, militancia y aceptación social, no así el PRI que ni conoce su ideario porque sólo se ha dedicado a hacer personajes de la historia y nada más, con el agregado de que MORENA arrasó con ellos sin tener ahora nada con que negociar y sólo se cargan al lado que pudiera beneficiarlos para no perder su estatus dentro del ámbito político nacional.

Añadió que lo preocupante es la incertidumbre que vive la sociedad en temas esenciales como la inseguridad, falta de empleo y de estudio para millones de jóvenes, entre muchos otros, sin que exista en el horizonte quién ofrezca y cumpla sacar a la sociedad de este bache.

Sin ir más lejos, evidenció la crisis de abasto de agua potable existente en Ciudad Victoria con afectación a más de 80 colonias, y esa gente está esperando quién le solucione el problema.

Dijo que por desgracia los políticos andan ocupados en tratar de convencer para la siguiente elección, pero no en la necesidad del pueblo.

-Siempre han sido así y es una desgracia que buscan solo su provecho, porque su beneficio no es social ni retributivo a los votantes -lamentó.

En el ámbito nacional dijo que algo igual sucede con quienes buscan crear su propio partido, como el matrimonio Calderón-Zavala (Felipe y Margarita) por un lado, y en otro Elba Esther Gordillo,  más los que se acumulen, que sólo buscan su provecho familiar y personal.

“¿Entonces qué hacemos? El panorama es más negro de lo que podemos esperar. Hoy mismo necesitamos quién sacrifique su futuro político en el ejercicio de la práctica de hacer bien las cosas, para que el pueblo reconozca su trabajo”, indicó.

LOS JOVENES FRENTE A LA OFERTA POLÍTICA

El académico agregó que quienes son votantes de mediana edad con historia política, han podido comparar cómo les ha ido al pasar del voto con sustento ideológico al pragmatismo que hoy se utiliza, y en ese sentido dijo que a los jóvenes no les interesa adentrarse en ideologías, y cuando lo hicieron, perdieron la vida como en los movimientos del 68 y del 71.

A partir de ahí, señaló que este grupo valioso de la población  ha sufrido un sinfín de ataques del gobierno que no quiere que piensen, de ahí la llamada generación de vacío.

Urgió a aprovechar esta fuerza porque fueron los jóvenes quienes cambiaron este país hace 19 años en las elecciones federales al llevar a Vicente Fox a la Presidencia, aunque éste nunca les cumplió sus expectativas.

Por ello destacó que de ahí a la actualidad, ahora tienen otros intereses muy individuales, no piensan en problemas sociales, quieren solucionar sus cuestiones personales inmediatas, y esto puede deberse a que no tienen una vivencia histórica.

-Por ejemplo, si los comparamos con los dreamers de Estados Unidos, ellos están luchando tras llegar como ilegales, están trabajando por ese país, ellos tienen un movimiento con ideología, un movimiento de interés, tienen un movimiento con una causa, y en nuestros jóvenes no veo un movimiento juvenil que tenga una relevante importancia en el acontecer político nacional -lamentó.

Refirió que la salvedad son unos pocos, pero se trata de jóvenes que son hijos de políticos como el nieto de Elba Esther Gordillo, que se pegó a un partido político pero no aportó nada, se aprovechó del apellido de su abuelita y nada más.

Otro joven destacado que nombró fue el panista Ricardo Anaya, ex candidato presidencial del PAN, a quien describió como brillante en su campaña, independientemente de los cuestionamientos sobre él por posible lavado de dinero.

“Otra voz de  político joven que también se cuenta se trata del hijo de Colosio y hasta ahí”, subrayó el académico.

ESCASOS JOVENES EN PUESTOS RELEVANTES

Evaristo Benítez Castro, autor de libros con el tema electoral, dijo por su parte que ya es hora de dejar a los jóvenes el mando en la política, e incluso consideró un buen tema de investigación: indagar la edad promedio de quienes integran las cámaras legislativas y aparatos de gobierno, pues hoy no es entendible que un hombre de 85 años, como Porfirio Muñoz Ledo, con todo y su talento, sea el coordinador de la Cámara de Diputados.

“No nos hagamos tontos, personas de esa edad no aguantan una hora leyendo o escuchando un documento, igual que el gobernador interino de Puebla o Manuel Bartlett, a cargo de la CFE. Ciertamente son gente muy calificada, pero que les den otro rol y pongan a gente joven para hacer las cosas bien, con vigor, con ambición en el buen sentido de la palabra”.

Mencionó que los jóvenes en México en edades de 18 a 35 años tienen interés, son pragmáticos en su vida y son los más olvidados en el país.

MÁS PARTIDOS, MAYOR REPRESENTACIÓN

En una reflexión sobre un número suficiente de partidos políticos, Benítez Castro opinó que el mosaico social que es México permitiría una oferta grande de seis o siete partidos políticos y todos pueden tener clientela.

Explicó que la Ley electoral establece que un partido político que no saque por lo menos el 3 por ciento de la votación total emitida, sea federal, estatal o municipal, pierde sus prerrogativas y no se le da un registro.

Expresó que ese porcentaje es un mínimo aceptable y cualquier partido que se precie de serlo que no saque ese 3 por ciento, no merece ser partido.

Agregó que lo malo es cuando vienen los excesos, que son coaliciones amañadas, aunque también estén acotadas.

La ley como estaba antes permitía por ejemplo que si el PRI se juntaba con el Verde y a éste le iba mal, el PRI le cedía votos para que pudiera cumplir con el 3 por ciento. Ahora afortunadamente no, y si bien puede haber coaliciones, sucede que los votos se cuentan por separado para que el  partido demuestre su fuerza, su arraigo.

Benítez Castro, quien ha sido vocal de capacitación, representante de partido y consejero electoral, impulsó a los que buscan crear un nuevo partido.

“Cálense, lo que necesitan es demostrar que tienen la fuerza y la base para que legalmente se les reconozca como partido nacional”, sostuvo. (Ilustración #Joaquintemes).