Obispo de Victoria cuestiona a AMLO por dejar de atacar a narcos

0
363

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El obispo de la  Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez cuestionó que el presidente Andrés Manuel López Obrador haya afirmado que la guerra contra el narco ha terminado y que la prioridad para su gobierno ya no serán los espectaculares operativos para la detención de capos.

“Eso no lo digo yo, lo dicen muchos ciudadanos; desgraciadamente los números no mienten y lamentablemente ahí está la realidad. La violencia se acrecienta en nuestro estado pero lo seguimos viendo en la mayoría de los estados del país”.

Hizo énfasis en que la violencia sigue siendo altísima en la mayoría de los estados del país y todos los días hay familias que lloran por sus seres queridos que han muerto o desaparecido a causa de la inseguridad que hay en México.

“Esa realidad  la dice el pueblo, los ciudadanos, mamás, papás e hijos llorando por sus familiares muertos”.

González Sánchez enfatizó que a poco más de dos meses que inició la administración federal de Andrés Manuel López Obrador no se ve con claridad cuál será la estrategia de seguridad que se aplicará para pacificar al país, y en su opinión las cosas siguen igual o peor que antes.

“En dos meses tristemente las cosas siguen igual, se ha hecho mucho ruido por ejemplo con la  gasolina pero todo sigue igual, ahí están los ciudadanos que votaron por él, que le digan lo que hay que decir”.

Consideró que no puede haber justicia con un “borrón y cuenta nueva” o con el “perdón y olvido” puesto que aunque no se actúe en contra de los delincuentes que en el pasado sembraron la violencia y la inseguridad en el país, tampoco se está actuando con los grupos criminales que actualmente mantienen al país sumergido en esta crisis de seguridad.

“No puede haber justicia con perdón y olvido, mayormente cuando no es pareja la cosa. El Presidente dijo que no pasaría nada con los que hicieron daño antes (de que él llegara), pero lo mismo está pasando con su administración y tampoco está haciendo nada, nada más se quedó en palabra”, concluyó el obispo de Victoria.