Susana, ‘La Abogada del Diablo’

0
532

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- En septiembre del 2016 ella dio sus referencias personales: “Una mujer casada desde hace 15 años, madre de cinco hijos, dos paridos por ella y tres por otras mujeres pero igual hijos” (talcual.com.mx, entrevista).

Bueno, casada dos veces como lo dice constantemente.

Susana Prieto Terrazas, abogada por la Universidad Autónoma de Ciudad  Juárez, es la mujer que trae de cabeza la economía regional de la frontera de Tamaulipas.

La tachan de cosas malas, ser centavera, extorsionadora de patrones y de lucrar con el hambre de los obreros. Ya tiene su historia de millonaria. Pronto le llegarán los corridos norteños.

Hay quien la “bautizó” como La Abogada del Diablo.

No deja títere sin cabeza y lo mismo fue a mentarla la madre a los jefes patronales que al jerarca cetemista Juan Villafuerte Morales. Trae la voluntad de los obreros en un puño. A la voz de ella Matamos se incendia o se apacigua.

Allá en Juárez tiene el mismo sistema del abogado laboral Javier González en ciudad Victoria: Si no gana el caso, no cobra. Pero cuando gana, un alto porcentaje económico del asunto va  parar a sus manos por honorarios.

Se define como una mujer que  ya es rica, “de tener más dinero del que necesito para vivir” (misma fuente talcual.com.mx) pero todo con honradez y  dentro de la Ley.

Sin embargo esto son minucias en  el caso de Tamaulipas, si lo analizamos desde otra perspectiva, la del poder sindical cetemista, los liderazgos y el “control” sobre los asalariados.

Ella repite constantemente que la “llamaron” de Matamoros para que defendiera a los explotados y lo está haciendo. Sin su “visto bueno” no se levantan huelgas así hayan acordado los aumentos salariales y el pago de un bono por 32 mil pesos, por cabeza.

Lo cierto es que descubrió la vulnerabilidad cetemista en los gremios de la industria maquiladora. Mantienen un  monopolio desde hace largos años pero reivindicando muy poco a cambio.

En  unos cuantos días una mujer, forastera, se les metió “hasta la cocina” a Villafuerte, a los Mendoza Reyes y de paso al inútil García Román (CTM estatal).

Les demostró que no tienen el control sobre los obreros pese a que disponen de un dineral en cuotas (el 4 por ciento de lo que  gana cada obrero va a dar al sindicato) del que no rinden cuentas claras.

Después que penetró la estructura misma de los sindicatos, la señora perdonó a sus líderes charros. Permitió que fueran ellos los que emplazaran a huelga e hicieran las negociaciones como titulares de los contratos colectivos. Su objetivo no es quitarlos de las lides.

En cambio ella, como demostración de poder, se presentó en cada empresa a cortar las banderas rojinegras. Goza de la voluntad de los obreros en tanto que la CTM solo maneja papeles.

En unos cuantos días les demostró también a los patrones que les puede generar los problemas que quiera a la hora que disponga.

Lo mismo con los gobiernos federal y estatal: Vino a “calentar” la plaza sin que alguien le hiciera un reclamo. Cuando le insinuaron,  afirmó que no tiene vela en el entierro, no representa legalmente a nadie.

¿Así o más vulnerables?

Como apagafuegos, la jefa laboral estatal, Estela Chavira Martínez Chavira llegó tarde. También los enviados de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social para intervenir a favor ¡de los empresarios!. Los agarró desprevenidos y sin elementos para contrarrestarla.

Cuando la faena de Prieto Terrazas  está por terminar, lo único que pueden  hacer los líderes charros es pedirle a  Diosito que ella no se quede en Tamaulipas a tratar de extender su organización Obreros Maquileros de Cd. Juárez, A.C., para seguir con el juego.

Para la explosión de esta bomba laboral intervinieron otros factores como el hartazgo de líderes que ya tienen 22 años en  el poder y los sueldos de hambre y abusos de los maquiladores para con la gente.

Pocos habían volteado a ver que, el “bono” anual, contiene los incrementos salariales oficiales (aparte de los contratos) que los maquiladores no quieren pagar como sueldo para no cubrir impuestos.

Un ingrediente más fueron las promesas del entonces candidato López Obrador de anunciar a los cuatro vientos que doblaría el salario mínimo en la zona fronteriza y, cuando llegó el decreto, resultó que los contractuales quedaban fuera.

Es decir, el ahora Presidente solo quiere que los “changarreros” paguen el doblete pero no las empresas que ocupan a miles, las extranjeras.

No puede medir a los obreros con dos varas.

La Abogada del Diablo encontró las condiciones para que generar la inconformidad que ahora se extiende por otras partes de Tamaulipas  y seguramente entidades. Si bien anda en  el filo de la navaja, la activista ha sido efectiva.

Con esta incursión furtiva ganan los miles de obreros, pone en  alerta a líderes sindicales y empresariales, y le saca tarjeta amarilla a los gobiernos por su imprevisión ante agitadores.

Si el Presidente López Obrador tenía pensado otro “doblete” de mínimo para el 2020, que le vaya tanteando el agua a los camotes.

En lo político, pues nada, que el PRI ya registró a sus precandidatos a diputados. No están todos los que son. Los que le deben al partido se escondieron o  andan en otros barcos traicionando a los suyos.

Para once distritos se registraron 14 suspirantes, de ellos cuatro mujeres.

Antes de cerrarse el plazo, a las tres de la tarde, llegaron con sus papeles bajo el brazo Ofelia Garza Pineda, funcionaria del CDE, para registrarse como suspirante por el distrito 15, y Honoria Mar Vargas, por el 20 con cabecera en Madero.

De los que ahora son diputados en funciones, Carlos Morris Torre (distrito 14) y Alejandro Etienne Llano (plurinominal), acudieron juntos y no quisieron aclarar bien por cual distrito cada uno.

De todas maneras los priístas alcanzan a cubrir los once distritos, primera mitad de los escaños en  juego. Ya ampliaremos los comentarios.