Mujeres de Tamaulipas defienden derechos del esposo y la familia pero no a sí mismas

0
533

Por Rosy Zertuche Paz

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Las mujeres tamaulipecas  son las primeras en gestionar la defensa de los derechos de su familia pero escasamente emprenden una lucha para  protegerse a sí mismas, revelan datos de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Tamaulipas (CODHET).

La presidenta del organismo, Olivia Lemus dijo en entrevista que es frecuente recibir a mujeres que llegan en representación de los hijos o del esposo, lo que revela una cultura de desconocimiento en materia de defensa de sus derechos humanos.

De las 142 quejas que se han recibido en lo que va de este año, el 75 por cierto fue presentado por mujeres; 12 por ciento en contra de instituciones educativas y 18 por ciento en contra de la Policía Estatal Acreditable.

Dijo que este escenario ha motivado que se refuercen mecanismos de promoción de defensa de los derechos humanos de las mujeres, como un apoyo en el proceso de su empoderamiento.

Aunque dijo que el desconocimiento sobre derechos humanos afecta a hombres y mujeres por igual, existe una repercusión mayor de vulnerabilidad para las féminas, y más entre las que viven en condición de pobreza.

Agregó que ya se hizo una tarea de identificación de los polígonos más vulnerables a fin de focalizar la información encaminada a reducir lo excluyente y discriminatorio y que las mujeres ejerzan la exigencia de respeto a sus derechos humanos.

La comisionada subrayó que el desafío es grande pues mientras no haya una debida administración y procuración de justicia, pocos logros se tendrán en materia de prevención.

“Podemos trabajar en la prevención pero no es suficiente; todo este dinero que se está invirtiendo se va a tirar a la basura porque no hay seguimiento del delito. La corrupción y la impunidad es un binomio que va de la mano, es como la pobreza y la desigualdad”, equiparó.

Y es que explicó que existe una situación muy particular con la gente que trabaja en las unidades de investigación o los ministerios públicos, que son, en su mayoría,  muy insensibles en el tratamiento del tipo de delitos que se cometen en contra de las mujeres, niñas y adolescentes.

Incluso mencionó que el Centro Integral de la Justicia para las Mujeres, con sede en Reynosa, tiene una fuerte carga de demandas, pero la mayoría de las mujeres no se identifican como víctimas en la violación de sus derechos humanos.

Por ello destacó la importancia de la educación en derechos humanos con perspectiva de género, para que más mujeres puedan desarrollar un ejercicio activo de sus derechos.

De acuerdo a datos del INEGI, las mujeres representan más de la mitad de las víctimas de violaciones a los derechos humanos, sexuales y reproductivos, al derecho a la educación y derechos culturales, a  los derechos laborales y de la seguridad social.