Anuncia obispo de Victoria que 16 diócesis del país buscarán recursos para migrantes

0
407

Por José Gregorio Aguilar

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El obispo de Victoria, Antonio González Sánchez informó que 16 diócesis del país requieren apoyo económico  para continuar ofreciendo alojamiento y alimentación a los miles de migrantes que siguen llegando a México.

Recordó que con ese motivo hace poco más de una semana el Papa Francisco donó medio millón de dólares para apoyar diferentes proyectos de ayuda en la frontera de México y Estados Unidos.

En ese contexto, comentó que las congregaciones religiosas quedaron rebasadas por la interminable llegada de migrantes a la República Mexicana.

“Las casas de ayuda de la Iglesia Católica están hasta el tope,  por eso las diferentes diócesis del país presentarán proyectos, y de acuerdo a esos proyectos se les repartirá esa cantidad que dio el Papa. No es para toda la República,  es para las diócesis que tienen problemas con migrantes”, expresó.

Por ello reconoció que la ayuda económica que brindó el Papa será de mucha utilidad para poder seguir proporcionando servicios a los migrantes centroamericanos.

No obstante, reconoció que el problema es complejo y no se resolverá con dinero, incluso advirtió que el problema puede crecer, pero es una realidad, pero por cuestiones humanitarias se debe proporcionar ayuda a los extranjeros.

 

Asimismo, reiteró que detrás de ese movimiento migratorio hay cuestiones políticas, sin embargo, independientemente de que los miles de migrantes sean manipulados, no se les puede negar apoyo.

“Lo rumores que escucho por ahí es que alguien, políticamente, está detrás de este movimiento migratorio, porque no es posible que se muevan 20 mil personas. Alguien debe estar moviéndolo”, consideró el obispo González Sánchez.

 

Pero movidos o no son personas, y si son  utilizados o no de todos modos se les debe ayudar, dijo el representante católico, y admitió éste como un problema muy complejo, tomando en cuenta que los países centroamericanos como El Salvador, Honduras y Guatemala, por nombrar algunos, “están más amolados que México”.