Tuvo vergüenza

0
240

Jorge Bladimir Joch González

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Muchos son los motivos que pueden invocarse para la renuncia del director general del IMSS Germán Martínez, pero si deja claro que en una acto de vergüenza pública se retira del Instituto.

El ex dirigente nacional del PAN tuvo desde un principio bloqueos por parte de los que se sienten o hacen llamar morenistas puros, mismos que no se atrevieron a oponerse a la decisión del  Presidente Andrés Manuel López Obrador pero si tomaron el camino de hacerle imposible su estancia en la dirección del Seguro Social.

Germán al presentar su renuncia y en una carta dirigida al Consejo Técnico del IMSS, acuso  que funcionarios de la Secretaria de Hacienda pretenden tener una injerencia perniciosa en el Instituto, poniendo en riesgo la prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social.

Hace mención a que el Presidente proclamo el fin de neoliberalismo, pero en el IMSS las injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y mas ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el “cargo” que el “encargo”.

También le hizo saber al Consejo Técnico que se requiere una gran reforma legal y no una reglamentaria para acoplar el IMSS al sistema universal de salud, al modelo preventivo y al Instituto Nacional de Salud para el Bienestar.

En una demostración de vergüenza publica Germán Martínez hizo una relación de lo que es el IMSS y como debe funcionar, encarando difíciles retos, ambiciones y negocios, cobrar cuotas, ganar juicios, hacer trabajar a sus empleados, erradicar la corrupción que lo aflige, y por eso se requiere un Director  General fuerte, respaldado por todos, y  aunque de acuerdo con la ley puede vetar las decisiones del Consejo fue tajante al decir que los niños que padecen cáncer y esperan su tratamiento, quienes viven a la espera de insulina, las poblaciones de la diversidad sexual que reclaman antirretrovirales, y los millones de enfermos que se atienden en nuestras clínicas y hospitales, no merecen ni un minuto de rebatiña de poder.

La renuncia del Director del IMSS es sin duda importante  por lo que representa el Instituto y por la forma en que lo hace, y habrá que ver la respuesta porque si es como lo denuncia Germán y hay muchas manos que quieren manejar el Instituto,  la solución que dè el Presidente serviría de base para lo que pasa y puede pasar en otras áreas del gobierno.

bladijoch@hotmail.com