Yeidckol me ha ofendido peor que si lo hiciera Paquita la del Barrio: Alejandro Rojas

0
9454

Por Agencias

Guadalajara, Jalisco.- Sometido a un proceso de expulsión partidista, el senador suplente y consejero nacional de Morena, Alejandro Rojas Díaz-Durán, dijo que en todo el país es creciente la ola de inconformidad de muchos militantes de ese partido hacia el apoderamiento de las dirigencias, tanto estatales como nacional, por parte de grupos de poder de cara a la renovación de esos cargos en noviembre y con vista a las candidaturas del 2021 a favor de los miembros de lo que llamó nomenclatura interna.

“Morena está pasmada, no tiene un liderazgo que acompañe al presidente (Andrés Manuel López Obrador) ni que le abra la brecha. Morena debería ser la vanguardia de la cuarta transformación (4T), sumando a millones de ciudadanos que refrendan las políticas del presidente, defendiendo los embates contra las políticas impulsadas por el presidente, en vez de estar como un cabús en el tren de la 4T”, dijo en entrevista con La Jornada.

El senador Rojas Díaz es suplente de Ricardo Monreal y a finales de la década de los 80’s formó el grupo Juventud Progresista dentro del PRI, que luego apoyaría a la Corriente Democrática encabezada por Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo.

Pese a la cercanía de personajes como Manuel Camacho Solís, Marcelo Ebrard o Miguel Ángel Mancera que desde los 90’s lo mantuvieron en importantes puestos públicos en la Ciudad de México, Rojas enfrenta un proceso de expulsión debido a los señalamientos que ha hecho contra los dirigentes de Morena, partido que busca presidir a nivel nacional.

“No voy a permitir que me hagan un desafuero, eso es de facto porque no quieren que compita, es el fondo del asunto. No he cometido ningún delito, no he ofendido ni insultado a nadie. Yo a Yeidckol (Polevnsky, dirigente nacional de Morena) no le he dicho lo que ella sí me ha dicho, ni Paquita la del Barrio echa tantos adjetivos; dicen que denosté al partido pero no es cierto, yo critico a la dirigencia y la nomenclatura, otra cosa es Morena”, dijo.

Consideró que de ser expulsado habría señales ominosas contra la libertad de expresión dentro del partido, en especial en uno que como Morena “luchó contra la censura, la represión y persecución política”.

“Morena no puede cerrarse a la libertad de crítica. Cuando no hay democracia ni liderazgos con autoridad, evidentemente viene la crítica, pero en mi caso es constructiva, hago propuestas”, agregó.

En resumen, Rojas Díaz pidió que se abra a afiliación imponiendo algunos candados para evitar que los recién llegados o infiltrados queden en cargos de dirección o candidaturas, para que “la nomenclatura y Yeidckol” compitan de forma abierta y democrática y no con un “padrón rasurado, depurado, en el que se eliminaron dirigentes incómodos”.

“No quieren que la democracia ingrese a Morena porque saben que pueden ser avasallados por la ola popular que sí quiere elegir a dirigentes”, acentuó.

El dirigente político, quien dijo recibir invitaciones de casi todos los estados del país por militantes de Morena inconformes con lo que ocurre dentro del partido, afirmó que existe una obligación moral entre los verdaderos militantes para que el legado histórico que dejará López Obrador se preserve más allá del sexenio.

“No queremos que Morena se convierta en un ‘PriMor’, la gente rechaza eso de restaurar al viejo régimen absolutista. Ni un nuevo PRI ni un nuevo PRD que con sus corrientes hizo que ese partido casi se extinga. Que Morena sea rico por su propia pluralidad, un mosaico ideológico, esa debe ser su fortaleza, porque Morena es como el arca de Andrés, todo México cabe en Morena sabiéndonos acomodar”.

Durante el primero de sus dos días en Jalisco, el senador suplente presentó sus propuestas a otros militantes y organismos civiles, quienes se quejaron del “liderazgo que ejerce de facto” en Morena el delegado del gobierno federal Carlos Lomelí, ex candidato a gobernador y quien afirmaron controla los nombramientos, como ocurrió con su primo y operador político Oscar García Lomelí, nuevo secretario general del partido y David Cuevas Villaseñor como secretario de Finanzas. (Juan Carlos G. Partida/La Jornada).