Descontrol

0
163

Jorge Bladimir Joch González

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Para que cualquier ente funcione bien debe haber orden en su manejo sin importar que sea empresa, club social, organización obrera o política, y más cuando se trate de instituciones que marcan la ruta de un país, estado o municipio.

Y por eso no deja de llamar la atención que haya descontrol en la forma en que se vienen manejando muchas dependencias del Estado Mexicano, de lo cual se derivan declaraciones encontradas o fuera de foco de los titulares de las mismas.

Por eso todos los días en los distintos medios de comunicación aparecen quejas y justificaciones respecto a los recursos que fueron autorizados en el presupuesto y que no llegan a su destino quizá por negligencia o desconocimiento de los responsables de esa tarea.

Así escasean las medicinas en los centros de salud del país, falta personal, se cancelan presupuestos para investigación, hay dislates en las acciones diarias y comunes, sin que se vislumbre una luz para resolver la situación.

Los estados y municipios se ven afectados porque no reciben los recursos que les corresponden en tiempo y forma, lo que origina que no se cumplan programas preestablecidos con mucha anticipación y en función de los recursos aprobados por el Congreso de la Unión.

Sin embargo ni los legisladores federales tienen idea cuando se “enderezará el barco”, como recientemente lo acepto la diputada del PES Olga Sosa, que dijo que ni siquiera los diputados federales tienen conocimiento cuando llegaran a las entidades los recursos que aprobaron para el Presupuesto de Egresos de la Federación, responsabilizando del retraso al gobierno federal.

Y ya “encarrerada” la diputada hizo un llamado para que por todas las ventanillas que existen bajen los recursos, dejando claro que ellos (los diputados) lo aprobaron en tiempo y forma en diciembre y salieron hasta las 6 de la mañana del día 24.

También dijo la diputada Sosa que en el caso de Tamaulipas el recurso para proyectos turísticos fue inexistente debido a que la mayor parte del dinero se asignó al Tren Maya.

bladijoch@hotmail.com

Compartir
Artículo anteriorSigue el estira y afloja
Artículo siguiente¡Pobrecitos!