Con los ‘aquellitos’ en la mano

0
253

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Cuanta razón tenía (tiene) José Guadalupe Medina Bernal, ex diputado local, dirigente de la organización “TTT” (triple T), cuando en diciembre del 2010, luego de un plantón de 45 días frente a las oficinas del FONAES, afirmó:
-Nadie protestaba por falta de güevos.
La lucha tenía como fin desterrar la corrupción del Fondo de Empresas en Solidaridad de la época panista de Felipe Calderón. Acusaba de centaveros al delegado Rafael Díaz Chávez; al anterior, Edgar Vargas Arizavalo y hasta al jefe nacional, Ángel Sierra Ramírez (de Matamoros).
-Esta corrupción siempre ha existido, ¿por qué no habían protestado antes?, se le preguntó al ex legislador.
-Porque faltaba gente ¡que tenga güevos!. No estoy descubriendo el hilo negro pero ya basta…¡No la chinguen!.
Por lo menos cien proyectos ganaderos de 600 mil pesos, o de industrialización de orégano en Jaume por cuatro millones de pesos, fueron a parar a manos de funcionarios federales y líderes corruptos.
En esa colusión de dos y hasta tres partes, porque también participaban los fiscalizadores de la Contraloría (Función Pública), se pagaba por proyectos falsos que terminaban en bolsillos de “gestores” o en campañas políticas como se dio en el caso de Aldama (los Hervert).
Hoy, a la distancia, el que escribe le da la razón al Presidente López Obrador en su empeño de acabar con la corrupción en los programas de apoyo al campo, y entregar la lana directamente a los beneficiarios.
Este miércoles se realizaron protestas de los hombres del campo en por lo menos 25 entidades, incluida la de Tamaulipas para exigir a Doña Federación la lana prometida en fertilizantes y otros renglones ¿cuántos ejidatarios fertilizan?.
Se unieron por primera vez propietarios y del sector social ¿ya traen bien puestos los aquellitos para defender la corrupción?, ¿quién mece la cuna?.
Está para reflexionar pero, por primera vez, yo le concedo la razón a Don Peje. El campo ha vivido una corrupción interminable que merece ser frenada.
Líderes y funcionarios (también de la Reforma Agraria en la era de Lidia Valles Olvera como delegada) falsificaron firmas, clonaron credenciales del IFE y hasta certificaciones de notarios.
Los más “experimentados” en el tema fueron (son) los hermanos Reyes Cantú, de San Fernando-Aldama, dueños de tierras y conciencias que no permiten ni la entrada de auditores a las comunidades que dominan.
Yo le doy la razón a San Peje cuando afirma que “no vamos a ceder en nada”. Hacerlo es seguir manteniendo panzas aventureras que se cobijan en siglas de presuntos defensores del campesinado, así sean de la CNC o de la “CCC”. Cojean de la misma pata.
Los Hervert Bautista, en Aldama, crearon una organización fraudulenta para aterrizan recursos con fines personales.
El caso más sonado se registró en “Víctor Manuel Bueno”, municipio de San Carlos.
Un día llegaron presuntos funcionarios del Instituto Federal Electoral que andaban “revisando” credenciales. Presuntamente encontraron varias con “faltas de ortografía” en los nombres, y se las llevaron “para corregirlas”.
Tiempo después los supuestos regresaron con los documentos, pero los nombres “estaban igual”, según los vecinos.
Al año siguiente se presentaron quienes dijeron ser auditores que iban a “checar” el ganado que habían comprado a través de la Reforma Agraria. Los lugareños se espantaron. No sabían que ya eran ganaderos y contaban con un capital superior a los 500 mil pesos.
Eran 17 beneficiarios, ocho de San Carlos y el resto de Aldama. La venta la había realizado la panista Lázara Nelly González Aguilar y compañía.
Antes de terminar el guión (de la película) se presentaron enviados de los Hervert Bautista a “arreglar” a la gente -en su mayoría mujeres-, entregarles una “piscacha” y prometerles la inclusión en otros programas (que nunca llegaron).
Son delitos que quedan impunes. Que se sepa, solo uno ha sido multado por la suma de cinco millones 703 mil pesos con fecha 26 de septiembre del 2008. Su nombre: Javier Mota Vázquez, de ciudad Victoria.
No están libres los de la CNC ahora representados por Raúl García Vallejo, presidente de la CNC y responsable del cierre de carreteras en Tamaulipas, este miércoles ¿también parte de la corrupción?. Me temo que sí.
Don Raúl acaba de recuperar una “joyita” que andaba perdida, Griselda Dávila Beaz, ex diputada local. Ella, junto con Norma Alicia Dueñas Pérez y Tomás Gloria Requena, tenían fíat de la SAGARPA como “gestores” de programas del gobierno federal.
Medraron tanto hasta que la dependencia decidió quitarles la “licencia”, pero siguieron ¿siguen? haciendo de las suyas desde el comité estatal de la CNC.
Es lo que, según entendemos, quiere hacer Mr. Peje. Que la lana llegue directamente a los interesados y no por medio de “gestores”, organizaciones o funcionarios corruptos que se quedaban con la mayor parte.
En otra ocasión daremos a conocer más casos concretos de dinero de apoyo al campo “perdido”. Llegó a tanto la corrupción que el Procampo se vendía “por adelantado” varios años.
Por el rumbo de los partidos, el PAN Tamaulipas sigue el proceso para nombrar a los consejeros nacionales y estatales. La asamblea municipal de Victoria se realizará el once de agosto, fecha en que precisamente tendrán lugar las elecciones internas del CEN del PRI.
En la misma fecha también se realizará la de Xicoténcatl, tierra prometida de Los Trucos, a las diez de la mañana en el Gran Salón.
Las reuniones todas fueron programadas entre el 4 y 11 del próximo mes. Uno de los principales requisitos para la designación de consejero, es haber formado parte de algún CDM, CDE o del CEN, consejero nacional o bien como candidato propietario a algún cargo de elección popular. Además tener por lo menos cinco años de militancia activa.
De todas maneras no hay quien se brinque las trancas. Todos bien domesticados o no salen en la foto.