Obispo de Tamaulipas cuestiona a quienes creen en AMLO: ‘no se bajan de la nube’

0
15604

Por José Gregorio Aguilar

Cd. Victoria, Tamaulipas.- El obispo de la Diócesis de Victoria, Antonio González Sánchez dijo que muchos ciudadanos y diversas organizaciones civiles están cuestionando los métodos que utiliza  el presidente Andrés Manuel López Obrador para gobernar México, porque se parecen mucho al populismo autoritario que Nicolás Maduro practica en Venezuela.

Dijo que López Obrador toma decisiones de gobierno en forma improvisada y sin un plan o proyecto de nación, sino más bien que responden a antojos personales.

“He platicado con mucha gente del pueblo, con ciudadanos, no políticos, y muchos temen que México se convierta en Venezuela. De hecho a mí como ciudadano me preocupa que México sea como Venezuela”, cuestionó.

González Sánchez consideró que el único freno que puede contener a la administración de López Obrador es el que le puede imponer la ciudadanía, por lo que los ciudadanos deben unirse, organizarse y alzar la voz.

De acuerdo con el obispo de la Diócesis de Victoria, lo más lamentable es que encima de tantas improvisaciones y contradicciones el presidente López Obrador aún goza de una amplia popularidad.

De hecho, dijo que las bases que mantienen su apoyo en favor del Presidente de México se trata de ciudadanos que aún no se bajan de la nube en la que los subió López Obrador.

“Hay que hacer que los ciudadanos hablen, como lo hicieron los agentes de la Policía Federal. La ciudadanía debe organizarse y hablar de lo que está sucediendo, desgraciadamente muchos le siguen creyendo porque todavía no se han bajado de la nube.

El dirigente de los católicos de la zona centro de Tamaulipas también se refirió a la rebelión de la Policía federal, cuyos agentes alegan que sus derechos laborales están siendo atropellados con el surgimiento de la Guardia Nacional y la pretensión del gobierno federal de incorporarlos a ese naciente grupo policiaco.

“Eso se me hace injusto, va a despedir a muchos y sin ningún tipo de indemnización; muchos policías tienen años arriesgando su vida al servicio de la sociedad y, de repente, los despiden solo por un antojo”, concluyó González Sánchez.