PRI, más traidores que contrincantes

0
191

Felipe Martínez Chávez

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Dentro de un mes, el 11 de agosto, será la elección interna por voto directo de la dirigencia nacional del PRI.
Sin embargo las cosas se le complican. Este mismo miércoles el TRIFE revocó la expulsión de la joven Lorena Piñón Rivera, aspirante a presidenta, como lo había determinado la Comisión de Justicia Partidaria.
Entre los actores tamaulipecos es ya conocida por llevar como fórmula a secretario general al paisano Daniel Santos Flores, de Reynosa, ex jefe del Instituto Tamaulipeco de la Juventud (a este le ratifican sus derechos para seguir en sus aspiraciones) en tiempos de Egidio Torre Cantú.
Aunque -por lo pronto- no será repuesta como candidata al CEN, no le abona a la seriedad de las acciones de la señora Claudia Ruiz Massieu. Se toma como una represión.
Los magistrados determinaron que la petición de expulsión -por haber aceptado ser candidata a diputada por el PAN en Veracruz- se hizo fuera de tiempo. La realizaron tres años después de que se dieron los presuntos motivos.
Si bien hay esos problemillas en otro escenario, en Tamaulipas los trabajos avanzan. Serán instaladas 250 casillas en los 43 municipios para dar la posibilidad de votar a un total de 339 mil 63 militantes ¿cuántos van a responder?. Es la gran pregunta.
El padrón fue validado por el INE a finales del 2017. Desde ahí han sucedido cosas que no hablan precisamente bien de muchos militantes. Lo menos que se dice es que traicionaron a su partido, los principios y doctrina y se fueron con la oposición en busca de alguna nómina para no vivir en el error.
¿Qué tan confiable es el padrón? Difícil de valorar.
Para dar una idea, antes de la campaña del 2018 el tricolor cuerudo traía una militancia promedio de 400 mil cráneos. A finales de junio del presente, al fiscalizar la lista con miras a los comicios internos, quedaron los 339 mil.
Sin embargo hay que tomar en cuenta una cosa: En la elección del 2 de junio el Revolucionario alcanzó en las urnas una votación de poco menos de los 90 mil ¿qué pasó?. La gente le dio la espalda a su partido, a sus candidatos.
Si le hacemos caso al padrón, un 26 por ciento fue a sufragar por su organización ¿los demás no votaron?, ¿lo hicieron por el enemigo?. Se entregaron en cuerpo y alma a los contrincantes.
Organizar a personas y grupos para sacar adelante la elección de Alejandro Cárdenas Moreno es precisamente la misión del coordinador estatal de la campaña, Enrique Cárdenas del Avellano. No la tiene fácil y deberá luchar, antes que con contrincantes (partidarios de Ivonne Ortega), con traidores.
Por ejemplo, si le damos una “revisadita” a la estructura que formaron para su campaña por la presidencia en 2018, la mayor parte se “perdieron” en su laberinto, trabajan para las filas opositoras y esperan cobrar o ya cobran en alguna nómina.
Jesús Villanueva Perales, era el coordinador regional de la zona del altiplano para agenciarle votos a José Antonio Meade. En la última campaña fue el coordinador rural del PAN.
Otros se fueron a poner al servicio de Morena, como José Cruz Walle Meza en busca de la alcaldía de Tula; Javier Villarreal Terán, Elifa Gómez y Efraín de León de León, que aspiraron a diputaciones, entre otros.
Los coordinadores de Meade eran 89 ¿cuántos quedan en el PRI?. Me temo que ni la mitad.
Según la lista oficial de militantes, el mayor número se encuentra en Reynosa con 49 mil, para lo cual se instalarán 33 casillas. En Matamoros con 46 mil 600 tricolores, habrá 32 mesas receptoras. Le sigue Tampico con una militancia de 32 mil, para votar en 22 urnas.
Victoria capital registra un padrón de 31 mil 300; tendrá 21 mesas en lugares estratégicos.
Habrá problemas. La mayor parte de esos militantes no refrendarán con el priísmo. Ya se fueron, o con el PAN o con Morena.
Los responsables de la elección en Tamaulipas son: Jaime Helio Quintero García, presidente; secretario técnico Lucino Cervantes Durán y vocales Alejandro Torres Manzur, Iván Martínez Segura y Benito García Coronado (ex jefe de Servicios Públicos de la administración del alcalde Oscar Almaraz Smer).
Seguimos con partidos. En el establo del PAN, avanza la selección de aspirantes a consejeros nacionales y estatales. Es fecha que están publicando quien pasó las evaluaciones por Internet y presenciales. La asamblea estatal se realizará el 8 de septiembre a las diez de la mañana en el Gimnasio de la UAT, Victoria.
Más tarde vendrá la convocatoria para renovar el directivo estatal, donde las probabilidades están por la reelección de Francisco Elizondo Salazar. Bueno, según lo que diga el que manda. Es el partido en que no hay problemas, solo se necesita un voto.
Morena renovará su jefatura nacional en noviembre. En seguida los estatales que están vencidos, como el de Tamaulipas que culminó su gestión hace un año pero no se hizo por tener un proceso eleccionario constitucional en marcha.
Aquí también vale la reelección hasta por dos ocasiones. Sin embargo, no se advierte posibilidades de que Enrique Torres Mendoza continúe al frente en la entidad. La acusación es que no la ha hecho bien. Pronto aparecerá la convocatoria.
Por ahora los partidos tienen una pelea por la militancia. El INE anuncia que no permitirá que se den “dobletes”. Desde el 2014 y hasta el 22 de enero del 2019 el órgano tiene 19 mil 200 denuncias por indebida afiliación.
Se reunieron en ciudad Victoria los Gobernadores de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís; de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón, y el anfitrión de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, para firmar un convenio de colaboración en materia de seguridad pública a fin de contribuir con la preservación del orden público y la paz en la región.
Es algo inédito. No se habían visto los compromisos de tres entidades para emprender acciones en materia de derechos humanos, prevención, investigación y persecución del delito, participación ciudadana, atención a víctimas, desaparición de personas y migración, entre otros temas.
Algo también relevante: Provienen de partidos diferentes, Coahuila es gobernado por el PRI, Tamaulipas por el PAN y el neoleonés es independiente.