Gobierno federal dialoga con autodefensas de Tamaulipas para que depongan las armas

0
367

Por Agencias

Ciudad de México.- El gobierno federal se encuentra dialogando con grupos de autodefensa de diferentes regiones del país para lograr que depongan las armas y así se contribuya a la disminución de la violencia en el país, afirmó la titular de la Secretaría de Gobernación (SG), Olga Sánchez Cordero.
Al participar este martes en una reunión para definir el Cuarto Plan de Acción 2019-2021 de la Alianza para el Gobierno Abierto, la funcionaria indicó que ya se han establecido pláticas con diversos grupos que han manifestado su deseo de ya no participar en acciones armadas.
“Hemos estado en zonas de Guerrero, en zonas de Tamaulipas, en zonas de La Huacana, en Michoacán, para tratar de avanzar en la pacificación del país. Estos grupos, al final del día, se han estado combatiendo unos a otros y han estado cometiéndose los homicidios de un grupo contra los otros y ya no quieren más muerte; quieren avanzar hacia la paz “, indicó la ministra en retiro.
Cuestionada sobre el tema al finalizar su participación en el acto, Sánchez Cordero recalcó que “estamos dialogando ahorita con muchos grupos y de verdad nos han manifestado ya que no quieren seguir en esta violencia, que ellos quieren deponer las armas y quieren caminar hacia la paz “.
– ¿Cuáles grupos? -se le cuestionó.
– Varios grupos; no puedo especificártelos en este momento, pero son varios grupos de diversos estados de la República, los cuales quieren caminar hacia la pacificación del país porque ya no quieren más violencia.
Fuentes cercanas a la SG indicaron que los grupos a los que se refirió Sánchez Cordero son grupos civiles de autodefensa, algunos de los cuales han aceptado deponer las armas y desmovilizarse a cambio de la creación de empleos en las zonas donde viven.
Un ejemplo de ello es el pacto alcanzado en julio de este año entre el subsecretario Ricardo Peralta y grupos de autodefensas de Michoacán, con quienes se comprometió a generar 100 mil empleos. (Fernando Camacho Servín/La Jornada).